Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

67. Retírate del mal Lo escuché en Jerusalén

Lo escuché en Jerusalén, después de la fiesta de Sucot, el 5 de octubre de 1942


Debemos tener cuidado con “retírate del mal”, para conservar los cuatro pactos (Britot):

  1. El pacto de los ojos, que consiste en cuidarse de mirar mujeres. Y la prohibición no existe necesariamente porque pueda derivar en un pensamiento. Y la evidencia es que la prohibición también incumbe a un anciano de cien años. La verdadera razón surge de una raíz muy elevada: la precaución es debida a que si uno no tiene cuidado, puede llegar a mirar directamente a la sagrada Shejiná (Divinidad).
  2. El pacto de la lengua, que consiste en cuidarse respecto a la verdad y la mentira. Las averiguaciones que ahora existen, tras el pecado de Adam HaRishón, es la averiguación de verdadero y falso. Sin embargo, antes del pecado del Árbol del Conocimiento, las averiguaciones concernían a dulce y amargo. Pero cuando la averiguación se refiere a verdad y mentira, es totalmente diferente. A veces comienza dulce y termina amargo. Por lo tanto, resulta que hay una realidad de “amargo” que sin embargo es verdad.

Por esta razón, debemos ser cuidadosos al cambiar nuestras palabras. Aunque uno piense que solo está mintiendo a su amigo, debemos saber que el cuerpo es como una máquina: así cómo se acostumbra a caminar, continúa caminando. Por lo tanto, cuando se habitúa a la mentira y al engaño, resulta imposible caminar de otro modo; y por esto uno debe proceder con la mentira y el engaño también consigo mismo.

De esto resulta que uno debe engañarse a sí mismo y no decirse la verdad, puesto que no encuentra ningún sentido especial en ella.

Podríamos decir acerca de quién cree que engaña a su amigo que, en realidad, está engañando al Creador; ya que aparte del propio cuerpo, únicamente existe el Creador. Esto se debe a que la esencia de la Creación es que el hombre se considera “creado” solamente con respecto a sí mismo. El Creador desea que el hombre se sienta como una realidad aislada de Él. Pero a excepción de esto, “toda la Tierra está llena de Su gloria”.

Por ende, cuando uno miente a su amigo, está mintiendo al Creador; y cuando hiere a su amigo, está hiriendo al Creador. Por esta razón, si uno se habitúa a decir la verdad, esto le beneficiará con respecto al Creador. Es decir, si uno le ha prometido algo al Creador, tratará de mantener su promesa, ya que no está acostumbrado a cambiar su palabra, y de esta forma será consigue el estado de “el Señor es tu sombra”. Si uno mantiene su palabra y cumple con lo dicho, el Creador, a su vez, también mantendrá “bendito sea el que dice y hace”.

Hay una seña en el pacto de la lengua: no hablar de todo lo que sea posible, ya que al hablar uno revela lo que alberga su corazón; y esto da ocasión a que lo externo se aferre, dado a que, mientras uno no esté perfectamente limpio, al revelar algo de su interior, la Sitra Ajra tendrá poder para acusarle Arriba y burlarse de su trabajo. Ella dice: “¿Qué clase de trabajo está presentando Arriba si su intención en este  trabajo se encuentra únicamente abajo?”. Esto responde la gran pregunta: es sabido que “una Mitzvá promueve otra Mitzvá”; pero entonces, ¿por qué vemos que a menudo uno decae en su trabajo? Como hemos dicho más arriba, la Sitra Ajra difama y acusa el trabajo de uno; y luego desciende y toma el alma de la persona. Es decir, puesto que ya ha difamado Arriba, y ha dicho que su trabajo no era limpio, sino que estaba trabajando bajo la forma de recepción para sí mismo, ella desciende y se lleva el “espíritu de vida” de uno preguntando: “¿Qué pretendes con este servicio?”. De este modo, incluso cuando uno alcanza cierta iluminación del espíritu de vida, lo vuelve a perder.             

El consejo aquí es “camina con humildad, para que ella no se entere del trabajo de uno, siguiendo la máxima: “él no revela del corazón a la boca”. Así, la Sitra Ajra no podrá saber sobre su trabajo, porque solo conoce lo que es revelado a través de palabra o acción; esto es a lo que ella puede aferrarse.

Y debemos saber que el dolor y el sufrimiento, vienen principalmente a través de aquellos que acusan. Por lo tanto, debemos ser tan cuidadosos como podamos al hablar. Por otra parte, debemos saber que incluso cuando decimos palabras mundanas, esto también revela los secretos de nuestro corazón. Este es el significado de la frase: “Mi alma se pone al descubierto cuando habló”. Este es el pacto de la lengua, y con él debemos tener cuidado.

Y especial cuidado debe tenerse durante el ascenso, porque durante el descenso es más difícil caminar es difícil caminar en grandes grados y precauciones.

 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On