Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

El lenguaje de la Cabalá: los fundamentos de la terminología

Bases de la terminología

Se piensa que, debido a que  la Cabalá investiga las características fundamentales del origen del universo -en lo referente a las categorías básicas de nuestro mundo- que trascienden la imaginación humana como son el espacio, el tiempo y el movimiento, los científicos cabalistas utilizan definiciones abstractas en su terminología. En realidad, el estado de nuestra ciencia es completamente contrario a esta opinión.

La Cabalá, siendo un método práctico más que una herramienta de investigación, emplea nombres, títulos y términos únicamente a condición que correspondan genuinamente a los objetos y fenómenos que denotan. Existe una regla de hierro que cumple el investigador cabalista: "Todo aquello que no ha se ha alcanzado no puede ser designado por un nombre". La palabra alcanzar en sí misma, como un término, proviene del concepto que existe en uno de los textos cabalistas "cuando tu mano alcanza...". Significa que ese es el nivel necesario de conocimiento que se define como alcanzar, cuando hay una correspondencia del sentimiento igual a la reacción del cuerpo. La Cabalá se refiere a los niveles de conocimiento que no corresponden con esta definición que se ha dado, como comprensión, estudio, etc.

En este momento, debemos referirnos al siguiente punto. El problema del alcance implica también la cuestión de la profundidad del mismo: ¿Qué parte exactamente del fenómeno, mundo, u objeto investigado, puede alcanzarse y qué niveles de su existencia permanecerán fuera del marco de cualquier investigación?

A partir de los ejemplos más obvios del contacto humano con el ambiente, nos queda claro que la profundidad del alcance de la persona está limitada por sus necesidades. Existen fuerzas y fenómenos reales que se utilizan diariamente como los campos en la física y las ondas, cuya esencia no ha alcanzado el hombre. Sin embargo, aunque aún no conoce esta esencia, el hombre ha aprendido, investigado y utilizado sus cualidades y les ha dado nombres. Los nombres se determinan según las manifestaciones perceptibles de un objeto, o, muy precisamente, según el impacto que tienen en el hombre. 

Estas palabras se integran al lenguaje cotidiano y generan, en cada uno, un racimo de asociaciones conectadas a la suma de las manifestaciones del objeto. Lo anterior puede verse limitado al conocimiento que tenga el hombre en particular, ya sea en forma personal o por lo que ha escuchado. Es decir, esta suma de asociaciones crea en la persona el sentido de un objeto.

Esta es la realidad de cualquier cosa que se define por la existencia de una suma de impactos de un objeto sobre los sentidos del investigador. Lo anterior es verdadero por la razón antes mencionada y por las manifestaciones investigadas, así como por el impacto de los objetos y cuerpos de nuestro mundo, que afectan nuestros cinco sentidos. El conocimiento que de ellos tenemos, también está limitado por nuestra familiaridad con el impacto. La suma de las reacciones de nuestros sentidos a su impacto crea la imagen completa y suficiente de un objeto en nuestra percepción, a pesar de la ausencia de conocimiento sobre la esencia interna del objeto dado.

Lo mismo es verdad en lo referente al conocimiento interno del ser humano. Todo lo que la persona sabe sobre sí misma es una manifestación superficial de alguna esencia interior con la que ella está familiarizada.

En el proceso de estudio de los fundamentos de una ciencia, el individuo al principio llena el magnífico receptáculo de términos con imágenes tomadas de libros de texto. Piensa que estos nombres son el resultado de un impacto del fenómeno que definen en el especialista o aparatos que han investigado este fenómeno. En el proceso de avance futuro, la realidad de estos términos pasa a un nivel más alto como resultado de experimentar la influencia de estos factores a través de la experimentación.

Este principio es verdad para la investigación de los mundos, Partzufim, y Sefirot, para quien experimentar la influencia de la Fuerza Superior, llamada la Luz en la Cabalá, es una base completa y suficiente para nombrar cada nivel de manifestación de esta Fuerza Superior.

Por lo tanto, una de las reglas de la Cabalá expone: "Todo lo sujeto a evaluación y proveniente de la expresión de la Fuerza Superior en los diferentes niveles de la naturaleza, satisface completamente las necesidades del investigador". Así, el hombre nunca necesita nada que no esté en la naturaleza del universo, lo cual es una manifestación de la Fuerza Superior.

El Lenguaje de las Ramas

Una de las conclusiones de lo antes mencionado, es que un investigador no puede dar un nombre al material verdadero de los elementos del primer sistema llamado los mundos espirituales. Esto es porque nuestro lenguaje es un instrumento de conciencia, el cual nace de la combinación de sentimientos e ideas. A su vez, son un resultado de la influencia del mundo, limitada por las categorías de espacio, tiempo y movimiento.

La investigación de los científicos cabalistas ha mostrado que la estructura de todos los mundos es exactamente la misma, la única diferencia está en el "material". La diferencia está en el estado del elemento de recepción en ellos, determinado por un gran o menor grado de lejanía del estado de equivalencia con la Fuerza Superior.

Por lo tanto, cada parte siguiente es la manifestación de la Fuerza Superior en un nivel particular del alejamiento cualitativo de su carácter y siendo como la Fuerza Superior misma, naturalmente representa su propósito en este nivel. En esta calidad, la parte del sistema (como una unión de elementos de recepción e influencia; es decir, como una meta conquistada), constituye totalmente la Fuerza Superior para la parte más baja, dándole vida y definiendo, completamente, todas sus cualidades.

La identidad absoluta del nivel más alto al nivel más bajo y su habilidad para determinarlo, es la que dan los científicos en la frase siguiente o similar: "El destino de una brizna de hierba es golpeada desde el Mundo Superior, obligándola a crecer y alcanzar su objetivo".

Todo esto brinda a los científicos una oportunidad para aplicar un sistema especial de señales llamado el "lenguaje de las ramas" para transmitir la información sobre los niveles de la creación que está más allá de una simple descripción. Cada mundo en este sistema está atado, de forma semántica, a un objeto o fenómeno de nuestro mundo (la rama). Para la persona que alcanza el nivel en el cual existe la causa de este objeto (la raíz), indica el fenómeno u objeto de ese nivel.

Tal es la característica del lenguaje usado por los científicos cabalistas para transmitir la información necesaria al mundo entero. Ellos la pasan de uno a otro, para que pueda ser utilizada por las futuras generaciones, tanto en forma oral como escrita. Este lenguaje es muy adecuado, es decir, satisface por completo las necesidades de todo aquel que desea estudiar el universo y participar en la realización de su propósito.

Así, el enfoque integrado a la creación de la terminología en Cabalá, consiste en el principio del lenguaje de las ramas basado sobre el carácter de la estructura del universo como el tema de esta ciencia

Lamentablemente, es imposible dar una lista completa de otros aspectos muy importantes del sistema de signos cabalistas, como expresar información a través de una inscripción gráfica de las letras hebreas, o a través de su significado numérico, la tan llamada Guematría. Todo esto se estudia en un curso por separado. Sin embargo, para este artículo, necesitamos proporcionar un glosario conciso de algunos de los términos antes mencionados.

Nuestro mundo

La completa y por sí misma suficiente imagen que se presenta a nuestro 'deseo de recibir' a través de la combinación de los cinco sentidos y la consciencia, generada por ellos.

Causa original, El Creador

Como ya ha sido mencionado, un fenómeno de influencia, otorgamiento, cuya naturaleza no tiene analogía en el universo, y cuya realización está en el deseo de recibir, referido como la causa original en Cabalá. El fenómeno se logra al cambiar el deseo de recibir con la ayuda de un método especial hasta que éste adquiere una forma de influencia y alcanza una condición de equivalencia de forma. Permítanos citar algunas definiciones del Creador.

1. Su naturaleza no es un objeto de investigación directa porque cualquier investigación sólo es posible si se observa la ley de similitud de propiedades. Solamente podemos investigar el efecto de esa ley (se sabe que uno de los métodos aceptados de investigación es que un objeto con una serie de propiedades sea expuesto a alguna influencia con propiedades desconocidas que nosotros calculamos por los cambios en las propiedades del objeto investigado).

2. Su influencia (la Luz) es constante, invariable. Su estado está definido como de absoluta quietud, porque el movimiento es una función del estado de deficiencia.

3. Como un resultado del acto de la creación, la cual dejó a la parte de recepción carente del llenado, Su influencia se siente como deseada y buena.

4. El Creador es percibido como Uno que posee atributos, porque en la parte del universo que está más remota de Él, la cual es definida por los científicos como ocultamiento de la causa original o del Gobierno Superior, los objetos del universo están conscientes sólo de sus cualidades personales, por consiguiente, se proyectan a los llamados Reshimot, es decir, los efectos residuales del primer estado, que es el Mundo del Infinito.


Existencia

Esta es la realización del material de la creación, llamado el deseo de recibir, en sus diferentes niveles de proximidad a la causa original. La existencia de la causa original es indefinible, debido a la oposición de sus propiedades con las del investigador; solamente uno u otro aspecto de su influencia puede definirse.

La Meta

Este es el componente necesario de la existencia. Con su aparente evaluación y trascendental objetividad de la meta es, en efecto, portadora del contenido existencial y desempeña el papel de factor determinante para la ubicación en un cierto nivel en la jerarquía del universo. 

Este Mundo

Se define como el sentimiento de alejamiento extremo de la causa original, la incapacidad absoluta del más mínimo contacto con ésta, estando consciente de su existencia y anhelando revelarla completamente.
 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On