Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Carta N°27

A mis estudiantes.

Necesitamos renovar nuestro trabajo cada día; es decir, que necesitamos olvidar el pasado. Si no hemos conseguido nuestros propósitos en el pasado, necesitamos empezar de nuevo. Como el comerciante que abre una tienda y fracasa: cierra esa y de inmediato empieza con otra y está lleno de esperanza, pues aunque el antiguo negocio fracasó, el nuevo seguramente tendrá éxito. Esto se parece a nosotros; aunque en el pasado no hayamos triunfado, en el futuro seguramente lo lograremos, pero nunca permanezcamos inactivos, pues sin realizar esfuerzos, es seguro que ningún éxito será posible.


Necesitamos creer que Él seguramente nos favorecerá y seremos merecedores de la Luz de Su Torá, esto es, la Torá de la Verdad y la Verdad es nuestro escudo y nos atrae la Luz de Su Torá para que seamos merecedores de la unión con Su Bendito Nombre por siempre. Como lo enseñaron los sabios (Taanit 5, parte 2): "R. Yojanan dijo: Jacob, nuestro padre, no murió, pero después se respondió a sí mismo, 'pero, ¿no fue embalsamado y enterrado?'; sin embargo, lo que quiero decir se refiere al versículo: 'Y tú Jacob, mi siervo, no temas porque el Señor está complacido y no estés aterrorizado, Israel, pues Yo estoy aquí, atrayéndote desde lejos, así como a tu progenie desde la tierra de tu cautiverio". Así como su progenie está viva, así también él (Jacob) está vivo.

El Rabí Shlomo Ben Yitzhak (Rashi) explica que sólo cuando hablamos sobre la 'vida' es relevante hablar sobre el 'cautiverio', mientras que con respecto a la 'muerte', es irrelevante hablar sobre 'cautiverio', y los comentaristas preguntaron: #1) Sin embargo, es un dilema; el gran sabio el Rabí Shmuel Eliezer (Marshah) dice que significa que el cuerpo muere pero no el alma. ¿Si es así, entonces por qué especificar que Jacob no murió? Y ellos contestan, debido a que Abraham e Isaac, quienes murieron en la Tierra de Israel, lo cual no fue el caso de Jacob, quien murió fuera de Israel; es necesario enseñar que tampoco Jacob murió... y yo contesto esto conforme a nuestro camino (Cabalá) y con esto el dilema será resuelto.

Tal como es bien sabido, en el versículo: "Y ellos proclamaron a José diciendo, 'Nuestro padre nos ordenó antes de su muerte, "Digan a José: por favor, pasa por alto el crimen de tus hermanos... etc.", y éste es el segundo dilema: #2) ¿Cómo es que Jacob, nuestro padre, podía ordenar tal cosa, y por igual, el Midrash cuestiona el versículo, "Y llamó a su hijo, José y le dio instrucciones sobre el funeral". #3) ¿Por qué no le dio instrucciones a Rubén, el hijo primogénito de Yehuda, un rey? Y los comentaristas además preguntan: #4) Jacob le dijo a José, "y actúa con bondad y verdad hacia mí"; por ejemplo, la bondad que uno tiene hacia los muertos, pues los muertos no pueden devolver el favor, y no le dijo después a José, "Y yo te daré una porción mayor que la de tus hermanos", y Rashi comenta: "Debido a las molestias y los esfuerzos sobre mi funeral; entonces, este honor (que José rindió a Jacob) no es la misma bondad y verdad (porque la bondad y la verdad hacia los muertos recibe una recompensa en sí misma). Y, una vez más, es difícil comprender, #5) por qué José le dijo a él (Jacob), "Yo, yo mismo, haré como tú me dices". "Yo mismo", es una redundancia. Debió haber dicho, "Haré como tú me dices".

Y con el propósito de entender claramente todas las cuestiones anteriores, es necesario entender el atributo de la "Verdad" que es el atributo de Jacob, como en el versículo: "Y yo le daré la Verdad a Jacob". Y mi padre, HaRav Ashlag, explicaba la idea de la "Verdad" como se indica en El Sulam, en la Introducción (párrafo 185), que hay dos conjuntos de ángeles: los que encuentran defectos en la Creación (en el Hombre) y un segundo que defiende a la Creación (al Hombre). Los Ángeles de la Verdad afirman que el mundo es todo falsedad, es decir, que al mundo se le identifica con el deseo de recibir y la Verdad es el deseo de otorgar para darle a Él placer espiritual y esto es en realidad la esencia de la Unión con Él y, ¿cómo es posible (para el Hombre) obtener esto? Y los Ángeles de Bondad dicen que Él realiza actos de Bondad pues por medio de las Bondades ellos adquieren la Unión, etc. Y lean allí (en El Sulam) en donde dice, "... cada persona perezosa...y tú tiras la Verdad al piso..." y esto quiere decir que del (acto) para su propio beneficio (deseo egoísta de recibir) uno puede merecer no para su propio beneficio (deseo incondicional de otorgar), y ser imbuido por el atributo de la Verdad. Y Jacob, nuestro padre, cuyo atributo era "la Verdad", ordenó antes de su muerte, es decir, dijo su última voluntad y testimonio a José para que hiciera 'Bondades de Verdad', o sea, que al hacerlo él llegara a merecer la Verdad; es decir, que todo fuera un otorgamiento, y esto era para cada uno de sus hijos, y ordenó a José específicamente, que después de su muerte, que él, José, no buscara saldar cuentas sobre la traición de sus hermanos al venderlo y aunque José vio que sus hermanos se culpaban entre ellos por haberlo vendido, no obstante, el único requisito era trabajar para obtener el atributo de la Verdad; es decir, de otorgamiento.

Y en cuanto a la culpa, la reparación corresponde (la logra) el Creador solo y esta reparación se logró después con el martirio de los Diez Sabios ejecutados por los romanos. Y a lo que José replicó, "Yo, yo mismo haré como tú me dices; o sea, el egoísmo mío será como tú digas, puesto que iré por el camino del otorgamiento" y con esto explica por qué le dijo a José (ver #3) anterior), y por qué replicó con "yo mismo" (ver #5) anterior). Y esto resuelve el dilema #2), es decir, cómo es que vemos que Jacob le ordenó antes de su muerte a José, como se menciona anteriormente, que antes de su muerte habló específicamente a José diciéndole que caminara por el camino de la Verdad, que es de otorgamiento total y en consecuencia, es inapropiado pedir un cálculo sobre el hecho que fue vendido y por consiguiente, después José lo aceptó y dijo, "Yo, yo mismo, haré como tú me dices", esto es, otorgar, a lo que él (Jacob) le replicó, "Y yo te daré una porción mayor que la de tus hermanos"; esto no viene a arruinar el asunto de 'Bondad de la Verdad' por haber recibido un regalo, porque esta recepción se llama "recibir con la condición de otorgar", pues no existe un interés propio en ello, más bien todas sus obras son con la condición de otorgar. Y esto da respuesta al dilema #4) al haber aceptado hacer la Verdad ¿cómo podía darle una recompensa? y, sin embargo, se le considera un acto de total otorgamiento (o sea, aceptar el regalo no es recibir una recompensa solo para sí mismo, sino que es realmente como si ya lo hubiera otorgado a los demás).

Y esto es lo que el Rabí Yojanan dijo sobre Jacob, nuestro padre, que no murió, y con esto quería decir que el atributo de Jacob no murió porque transmitió su atributo a sus hijos después de él; por consiguiente, R.Yojanan dijo específicamente, 'Jacob' pues lo más importante es 'la Verdad'; si la Verdad permanece intacta, esto asegura que los aspectos de 'Abraham' e 'Isaac', los aspectos de 'Grandeza' y 'Poder' permanecen intactos.

Lo que concluimos de lo anterior es que Jacob, nuestro padre, no murió sino más bien su Torá; es decir, la Torá de la Verdad brilla en nosotros y merecemos ir por sus caminos y fortalecernos siempre con una gran fortaleza y, por lo tanto, somos nosotros que debemos escuchar e iluminar a aquellos seglares que vienen hasta nosotros con suspiros de desesperación; más bien digan que los sabios enseñaron que Ben David no llega sino inesperadamente; esto es, la Redención, que se llama 'Ben David', llega específicamente porque a los seglares se les conduce a la confusión.

Con respecto al comentario de Rashi que 'vivir' es sólo relevante al 'cautiverio', quiere decir que sólo cuando una persona está viva puede sentir que está en cautiverio, y el atributo de Jacob brilla en nosotros para salir del cautiverio y en el versículo: 'Y tu progenie de la tierra del cautiverio', significa que todas las inclinaciones al trabajo (servir al Creador) se encuentran dentro del cautiverio; esto es, 'no tengan miedo de Jacob, mi siervo... pues miren que Yo los rescataré desde lejos...'; aunque ustedes estén muy alejados de Su Bendito Nombre, sólo por esto, el Creador nos promete que nos rescatará. Como los sabios enseñaron, si no fuera por el Altísimo que ayuda, no tendría otro recurso. Si es así, es necesario comprender cómo nuestro Hacedor es un guibor (que posee gran fuerza), como en el versículo: El Creador es un hombre de guerra, y en cuanto a la ayuda de un guibor, qué importancia puede tener si necesita extender mucha o poca ayuda, más bien, como se mencionó anteriormente, 'pues yo los rescataré desde lejos', aunque nos encontremos tan remotos como sea posible, Él nos rescatará.
 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On