Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Y el Señor se le apareció a él en la planicie de Mamré, Artículo No. 6, 1984-85

 

Artículo No. 6, 1984-1985

 

 “Y el Señor se le apareció a él en la planicie de Mamre”. Rashi interpreta, “Él le dio el consejo de circuncidarse, por lo tanto, Él se le apareció en su sitio”. Está escrito en El Zohar, Vaiera (Y el Señor se le apareció), punto 6, en el comentario de la Escalera, “Y el Señor se le apareció en la planicie de Mamré”. Él pregunta, ¿por qué en la planicie de Mamré y no en algún otro lugar? Y él responde, es porque Mamré le aconsejó circuncidarse. Cuando el Creador le dijo a Abraham que se circuncidara, Abraham fue a buscar el consejo de sus amigos. Anar le dijo, “Ya tienes más de noventa años; vas a tener mucho sufrimiento”.

Mamré le dijo, “Recuerda el día cuando los caldeos te arrojaron al horno y la hambruna que azotó al mundo”, tal como está escrito, ‘Había hambre en la tierra, y Abram descendió a Egipto’, y esos reyes que tus hombres persiguieron y que tú los exterminaste. El Creador te salvó de todos ellos y nadie podía dañarte. Levántate y cumple la orden de tu Señor”. El Creador le dijo a Mamré, “Debido a que tu le diste el consejo de circuncidarse - por esto - Yo apareceré solamente en tu sitio, en la planicie de Mamré”.

Es muy normal preguntar, “¿Cómo puede decirse que cuando el Creador le dijo que se circuncidara, fuera a buscar el consejo de sus amigos, si es meritorio obedecer al Creador? ¿Se puede decir algo así?”

En nuestro trabajo debemos interpretar que cuando el Creador le dijo que se circuncidara, fue a consultar a sus amigos, es decir a su cuerpo, pues el cuerpo es quien debe ejecutar la acción. Debido a esto le preguntó a su cuerpo, si estaba de acuerdo, o si su opinión era que no necesitaba obedecer el mandato del Creador. Los amigos del hombre, es decir, los deseos se encuentran en su cuerpo, y están juntos vinculados al cuerpo. Y debía preguntarles pues son ellos los que debían cumplir con el mandato que recibió del Creador. Y entonces, cuando conozca su opinión, podrá saber lo que debe hacer.

Debemos saber que hay dos almas en el cuerpo, tal como está escrito en El Zohar (Vaiera, Ítem 315), “Rabí Ieudá dijo, “Existen tres modos de comportamiento en el hombre. El comportamiento de la inteligencia y la razón es el poder del alma sagrada. El comportamiento a través de los deseos que se despierta ante todos los malos deseos y este es el poder del deseo. Y el comportamiento a través del cual se comporta el hombre y fortifica al cuerpo y es denominada Nefesh (alma) del cuerpo.

Estos tres comportamientos son considerados los amigos de Abraham, es decir, que él los incluye. Y Abraham fue a pedir sus opiniones; deseaba conocer el sentir de cada uno de sus amigos. 

Anar le dijo, “Ya tienes más de noventa años; vas a tener mucho sufrimiento”. Anar en Gematria es 320, aludiendo a los 320 destellos que se encuentran allí. Asimismo, la mezcla de Maljut, denominada “el corazón de piedra”, que es el deseo de recibir para recibir se ocupa del amor propio. Por esta razón él le dijo, “Ya tienes más de noventa años; vas a tener mucho sufrimiento”. El corazón de piedra, considerado como el alma anhelante, le dijo “Debes esforzarte por recibir deleite y placer y no imponerte sufrimiento. Por lo tanto le dijo que no valía la pena obedecer al Creador.

Pero Mamré le dijo,  “Recuerda el día cuando los caldeos te arrojaron al horno”. En otras palabras, le dijo, “Mira cómo el Creador te trata por encima de la razón, porque pensando razonablemente, alguien que es arrojado al horno se quema. El que te hayas salvado está más allá de todo lo que dicta la razón. Por lo tanto, tú también aférrate a Sus atributos y tú también debes ir por encima de la razón. Por lo tanto, aunque es razonable pensar que Anar tiene razón tú debes ir por encima de la razón.

Eschol es Nefesh (alma) del cuerpo, tal como está escrito que fortalece al cuerpo. Proviene de la palabra Eshkol (yo sopesaré), pues él debe sopesar con quien es mejor vincularse, con el alma de los deseos, que es Anar, o con Mamré, que es el alma de la mente y la razón. Este es el poder del alma dentro de él, tal como está escrito en las palabras del Zohar.

Mamré proviene de las palabras “él desobedeció” (Himra) las palabras de su padre”. Él le dijo que fuera por encima de la razón, lo cual es, “Y el Señor se le apareció en la planicie de Mamré”, pues precisamente donde uno va por encima de la razón, donde no hay intelecto, precisamente en ese lugar el Creador se aparece y uno es recompensado con el conocimiento de la Kedusha (santidad). Por eso es que le llama “Mamré”, pues se le considera por encima de la razón, con el nombre de “el alma de la mente y del razonamiento”, pues precisamente en el lugar donde uno va por encima de la razón, la mente y el razonamiento aparecen.

Resulta que el significado será lo que el Zohar dice, “Abraham fue a buscar el consejo de sus amigos”, es decir, al propio cuerpo de Abraham. El cuerpo debe guardar la Mitzva (precepto), por lo tanto, él solicitó la opinión del cuerpo para saber lo que tenía que hacer. En otras palabras, si debía forzarse o si debía estar de acuerdo con lo que el Creador le había dicho. Y cuando dice que fue a consultar a sus amigos, se refiere a las tres almas que existen en su cuerpo, que son sus amigos, a los que siempre se encuentra unido.

Está escrito en Midrash Raba (al final de la porción Lej Leja (Veté por ti) y al comienzo de Vaierá (y el Señor se le apareció) que Abraham dijo, “Antes de que me circuncidara los paseantes venían hasta mi. Desde que me circuncidé ya no vienen a mi’. El Creador le dijo, “Antes de que te circuncidaras, los hombres no circuncidados venían; ahora Yo y Mi compañía se te aparecen.”

Debemos entender por qué no recibió una respuesta a su pregunta. Él preguntó “¿Por qué los  paseantes ya no vienen a verme?” ¿Y cuál fue la respuesta? No hay una respuesta a por qué ya no vienen. Sino que él recibió una respuesta distinta – anteriormente los no circuncidados venían y ahora el Creador viene hasta él. Pero esta no era la queja.

Debemos interpretarlo con el trabajo. Su pregunta era que antes de que se circuncidara, el orden de su trabajo era que los paseantes siempre venían hasta él, es decir que él tenía pensamientos de paseantes (también transgresores) y después tenía el regreso (también arrepentimiento). Significa que antes de que fuera circuncidado tenía espacio para trabajar pues tenía pensamientos de transgresores. Pero, después tenía espacio para el arrepentimiento, para hacer penitencia, así que él sabía que era un trabajador.

Pero ahora no tenía espacio para los paseantes, sin embargo, añoraba el trabajo. Por lo tanto, el Creador le dijo, “No debes echarlo de menos porque, a fin de cuentas, tu trabajo está con el trabajo de la gente, que no están circuncidados. En otras palabras, tu trabajo no era de otorgamiento puro, porque no eras merecedor aún de la ablación del prepucio, es decir del deseo de recibir.

“Pero ahora no necesitas añorar este trabajo que tenías entonces porque a pesar de que era un buen trabajo, a fin de cuentas era el trabajo de la gente, y de cualquier forma era exterior pues ellos no estaban circuncidados. Pero ahora que ya has sido circuncidado, hay equivalencia de forma y Yo y Mi compañía podemos venir, lo cual no era el caso anteriormente”.

 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On