Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Conozcamos a Ramjal – Rabí Moshé Jaim Luzzato

Conozcamos a Ramjal – Rabí Moshé Jaim Luzzato (1707-1747)

La historia de Ramjal, una de las imágenes más enigmáticas, interesantes e importantes de la historia del pueblo hebreo.

Fue un gran cabalista que escribió más de cien libros y estudiaba Cabalá, diseminándola en varios de los países de Europa.
Se le conoce por su método innovador de estudio de la sabiduría de la Cabalá, adaptada especialmente para la juventud de la época. Paralelamente, Ramjal era un brillante poeta y escritor, de amplios conocimientos generales. A pesar de su grandeza, fue perseguido toda su vida por su propia gente, por no ser comprendido por ellos.

Ramjal nació en principios del siglo 18, época poco acogedora para los judíos de Europa. El mundo judío se encontraba aun en medio de los procesos de recuperación de los duros pogromos que se desarrollaron en su contra durante el siglo anterior. Tras el auge y la caída del movimiento mesiánico encabezado por Shabtai Tzvi, los judíos en las comunidades europeas se tornaron sospechosos y muy encerrados en sí mismos.

Se sabe que en su niñez, Ramjal era brillante, un genio, dotado de talentos especiales y una memoria extraordinaria. Ya de pequeño deseaba conocer el secreto de la vida y su origen, y comenzó a buscar respuestas a sus preguntas esenciales. Su deseo por encontrar respuesta, lo condujo a la sabiduría de la Cabalá, la cual comenzó a estudiar en edad temprana con Rabí Ishayahu Basan. A los 14 años conocía de memoria los escritos de Arí y con17 años ya había escrito sus primeras escrituras. Con los años, los rumores respecto a él se expandieron en su ciudad. Un pequeño grupo de cabalistas que reconoció la grandeza de Ramjal, se unió a él con la intención de aprender de él el método de elevación espiritual. Pero fuera de sus alumnos, nadie le entendía.

Cabalista perseguido

“La sabiduría de la Cabalá es solo conocer el gobierno del deseo superior, por qué creó todas esas criaturas y qué quiere de ellas, y qué sucederá al final de todas las vueltas del mundo” – Ramjal

Sus escrituras despertaron sospecha y oposición entre los rabinos de la comunidad, que no entendieron la gran profundidad de sus escritos. Esta oposición se convirtió rápidamente en falsas acusaciones y en difíciles persecuciones. Obligaron a su maestro, Rab Basan, a que Ramjal le prometiera que no publicaría nada sin su censura y sin que se revisara antes por ellos o por su maestro. La promesa de su maestro, hizo que su escritura menguara, aunque no se dio por vencido y comenzó a enseñar Cabalá de forma verbal.

Cuando las persecuciones se agravaron y se convirtieron en insoportables, Ramjal debió dejar su ciudad natal y en 1733 comenzó su viaje a Ámsterdam. Pero ni siquiera su viaje calmó a los rabinos de  Italia, y estos continuaron persiguiéndole y clamaron entregarles cualquier información que pueda ayudar a justificar sus acusaciones contra Ramjal. Dispersaron advertencias contra él en las grandes comunidades judías de Alemania y Polonia. Y así, estando Ramjal en Frankfurt, fue atrapado por los rabinos de la ciudad y citado a juicio bajo distintas acusaciones con el fin de causar la quemada de sus escrituras. Pero los jueces no lograron encontrar nada en sus escrituras que no obedeciera a las restricciones originales que le fueron dictadas, pero igualmente sacaron una difícil sentencia que lo limitó aun más: debió firmar un documento que le prohibía diseminar la Cabalá por completo – ni por escrito ni verbalmente. El único manuscrito que llevaba consigo, “El artículo del debate”, fue confiscado por los rabinos de la ciudad, y se determinó que se discriminaría a todo el que le ayudara.

Durante sus viajes, Ramjal continuó preocupándose por sus alumnos en Italia y mantuvo un continuo intercambio de correspondencia. En sus cartas expresaba su amor y su preocupación y les imploraba que continuaran sin miedo ni vergüenza estudiando el libro del Zohar.  El contacto que mantuvieron sus alumnos con él les provocó muchos problemas y persecuciones, pero estos se negaron a prescindir de la única oportunidad que tenían de ser sus alumnos.

En una carta especial que escribió, Ramjal detalla sus prolongadas tribulaciones y las dificultades por las que pasó durante las incesantes persecuciones. Más que nada se enfatiza el sufrimiento que sentía por la prohibición de lo más importante para él: diseminar la sabiduría de la Cabalá. El juicio en Frankfurt fue solo la apertura a una serie de eventos que llevaron a la confiscación de sus escritos que fueron declarados herejías y parte de ellos fueron incendiados. Frente a estas cosas, es emocionante descubrir que incluso en medio de las persecuciones, continuó Ramjal escribiendo libros y enviando cartas a sus alumnos que quedaron en Italia.

Una gran Luz salió al mundo

“El alma se expande en las partes del cuerpo y se incluye en una sola norma en el corazón que comprende, porque la comprensión del corazón es una visión, porque así como los ojos pueden ver, así es la comprensión del alma que no es más que una observación.” – Ramjal, “Inmenso en el cielo”, pág. 174

Después de haber llegado a Ámsterdam, disminuyeron un poco las persecuciones.  Precisamente allí muchos de los miembros de la colectividad le pedían que les enseñara Cabalá. En este periodo, Ramjal vivió una relativa calma durante la cual compuso sus más notables libros, entre ellos “Mesilat Yesharim” (riel del recto) y “Derej HaShem” (camino del Señor). Se cuenta que cuando el gran cabalista, conocido como el “Gaon de Vilna” leyó por primera vez el libro Mesilat Yesharim, dijo: “Una gran Luz ha salido al mundo” y que si Ramjal estuviera con vida (este cabalista vivió unos años después de Ramjal), “iría a verlo caminando”, para aprender de él su sabiduría.

Durante su vida Ramjal escribió unos 120 libros de estudio, lógica, poesía y obras teatrales. Pero en realidad, todos sus escritos trataban de la sabiduría de la Cabalá. Fuera de esto, escribió unos 150 cantos según el estilo encontrado en Salmos y muchas cartas.

Entre sus libros se destaca una pequeña y especial composición llamada “Residencia Superior”, en la que describe detalladamente la estructura del tercer templo. El “Tercer Templo” simboliza el último y más elevado grado de corrección de la humanidad. Ramjal, que se hallaba en lo alto de la escalera espiritual, sentía los estrechos vínculos entre todas las almas que se revelan en ese estado y esto lo expresó en su artículo.

La generación no era digna

En el año 1743, Ramjal llegó a la tierra de Israel y se sentó en la ciudad de Acre. Sus últimos años están envueltos en misterio. Lo único que se sabe es que Ramjal falleció junto a su familia dado a una plaga mortal de peste que se expandió en la ciudad en la primavera de 1746 y que fue enterrado en la ciudad de Tiberiades.

Ramjal fue, sin duda, uno de los más grandes cabalistas de la historia. Su gran influencia sobre los grandes cabalistas que lo precedieron, empezando por Gaon de Vilna, que fue el único que logró comprenderlo y hasta los últimos cabalistas de esta época – Rav Kuk y Baal HaSulam. Precisamente en oposición a su gran deseo de diseminar la sabiduría de la Cabalá, resalta la falta de capacidad de recepción de sus contemporáneos, que lo persiguieron cruelmente y de esa forma hicieron un daño inmenso al avance espiritual de las próximas generaciones. Bien dijo el gran Maguid de Mezeritz (discípulo de Baal Shem Tov, fundador del Jasidismo) que la generación de Ramjal no era digna de comprender su alteza.

Hoy en día somos testigos de la realización de la visión de Ramjal y la esperanza de otros grandes cabalistas que marcharon sobre sus huellas y como él, dedicaron sus vidas a la diseminación de la sabiduría de la Cabalá. Ellos vieron la conexión directa entre la diseminación de la Cabalá y el futuro del pueblo de Israel. El método que soñaron difundir, se revela hoy a todos y conquista su lugar como el único medio que puede llevarnos a la realización de la meta de nuestras vidas.

 

Nuevo Curso Virtual

Canal de Cabalá

Share On