Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Llamado entrante de Dios

shutterstock_15584014

Llamado entrante de Dios

El hombre se tiene que alegrar por las interferencias en su vida, las cuales se pueden comparar a un rayo de luz que ilumina esas partes de su vida que no están corregidas.

El término “interferencias” fue acuñado desde el principio de los días del movimiento jasidico  por los grandes cabalistas -  Baal Shem Tov y su alumno, el predicador de Mezeritch. Este término es utilizado para representar distintos estados por los que pasa el hombre de manera consciente en su camino hacia la revelación de la Divinidad.

Los cabalistas, que lograron realizarse espiritualmente, nos cuentan que aparte del Creador no hay ninguna otra  fuerza que obre sobre la realidad. Por eso, naturalmente, también las interferencias enviadas al hombre “desde arriba” tenemos que tomarlas como enviados del Creador, los cuales lo empujan hacia la meta de la creación.

El hombre tiene que entender que las “interferencias”, de hecho, no constituyen una barrera en su camino al objetivo. El hombre siente lo que le envió el Creador como “molestias” solo debido a que sus cualidades todavía no se asemejan a las del Creador. Quiere decir que la sensación de “molestia” de arriba señala problemas e interferencias internas del hombre, es decir la falta de corrección.

El Creador se refiere a toda la creación con una actitud denominada “bueno y benefactor”. Pero el hombre no puede sentir así la providencia del Creador, o sea en su verdadera forma, sino que siente resistencia interior, y por ello  es que existen las “molestias” en su interior.

No hay otras interferencias aparte de las cualidades corruptas del hombre. Nada le molesta para vivir su vida, ya que fuera del hombre existe solo el Creador que lo atrae hacia a Él, a un estado de perfección absoluta. Por eso el hombre debe referirse a toda “molestia” que sienta como señales de arriba que le señalan que debe corregir su actitud hacia la realidad y marchar un paso más hacia el objetivo.

Nuestra libertad reside en que nosotros podemos ver en esta situación la posibilidad de elegir. Nosotros podemos sobreponernos a la “molestia” relacionándola al Creador; quien  la envió como ayuda, para mostrarme qué debo reparar y cómo hacerlo.  El problema es que al hombre le parece que todos los acontecimientos son producidos por el medio ambiente y no por el Creador. Esta sensación se denomina “ocultamiento del Creador”. El hombre debe entender que es el Creador quien se las envió, para ayudarlo a enfocar sus pensamientos y entender que todo es obra del Creador.

Naturalmente, al sentir la “molestia” no podemos relacionarla con la meta. Nosotros vemos solamente la “molestia”, y no su origen. Nosotros no entendemos que esto, de hecho, viene a ayudarnos, porque sólo dentro de la aclaración del término  ”interferencia” podremos descubrir al Creador.

Una confrontación exitosa con la “interferencia” (continuaremos denominándola así a pesar de que ya entendemos que se trata de  una ayuda) depende de la temprana preparación que se realice. Si el hombre piensa, llegado el momento, que toda “interferencia” que recibe está destinada a reparar  su estado espiritual, acercándolo un paso más al Creador, y que necesita considerar estas “molestias” positivamente, entonces cuando llegue a él cualquier “molestia”, él la recibirá de forma adecuada.

Para demostrar este asunto tomaremos un ejemplo de la vida. Te has enterado que alguien dijo algo negativo sobre ti. En forma natural, te sentirás frustrado, querrás vengarte de esa  persona, hacer algo en su contra. Paralelamente te justificas  y te defiendes. En vez de recibir esta molestia en forma correcta y trabajar con ella, tú deseas destruirla, y junto con ella a la persona que la creó. De hecho, no importa si dijeron algo bueno o malo, cierto o falso.

Tú sólo debes averiguar tu actitud al respecto – como algo que te fue enviado por el Creador a través de alguien, para ayudarte a  descubrirlo. El creador envía al hombre ”interferencias” como un medio para adelantarlo, y a veces estas vienen en formas muy poco agradables, o por lo contrario, en forma muy agradable que puede darte vuelta la cabeza. En todo caso, el tema no es la interferencia en sí, sino su origen, quién la envió – es decir - el Creador. Luego, después que el hombre se dirige al Creador, puede empezar a averiguar por qué se le envió esa molestia precisamente de esa forma, con esa envoltura.

Sentir al Creador

Si el hombre estuviera preparado desde el principio para recibir todo lo que le sucede, como algo que viene del Creador, recibiría con entendimiento y amor cada crítica, porque sabría de qué fuente proviene, y que así el creador lo acerca a Él.

Pero cada vez que pasa algo desagradable, el hombre se encuentra en una lucha interna – ¿acaso es  el Creador la fuente de esto, o fue provocado por el medio ambiente o la vida en sí? Poco a poco, el hombre se obliga a sí mismo a referirse a las molestias de modo que se produzca en él un sentimiento más fuerte de acercamiento al Creador. Así puede utilizarlas para acercarse al Creador, sentirlo más.

La persona se tiene que alegrar en las interferencias, las cuales se pueden comparar a un rayo de luz que ilumina las partes corruptas en su actitud hacia la realidad. Si el hombre logra repararlas – el Creador podrá revelarse a él.

No hay para el hombre una ayuda mejor que las “interferencias” que le han sido enviadas. En realidad, ese es el lugar de trabajo del hombre en su mundo. Mientras nos encontramos antes de la entrada al mundo superior, antes de sentir al Creador, estas “interferencias” son nuestra “guía”. Mientras el Creador se oculta de nosotros, Él nos dirige por medio de las “interferencias”, por medio del ocultamiento espiritual en el cual nos encontramos.

Cada uno tiene “interferencias” en la vida, pero la diferencia reside en cómo nos referimos a ellas: si las atribuimos al Creador, o al medio ambiente; si están destinadas a permitirnos recibir algún beneficio en este mundo o en el venidero, tal como se lo imaginan  seguidores de distintas religiones, o si estas vienen con la finalidad de acercarnos al Creador, y llevarnos a equipararnos a Él, tal como lo explican los cabalistas.

 

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On