Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

No hay por dónde huir

Pregunta: ¿Cómo corregir un obstáculo?

Entrevistador: Usted cuenta que… estaba deteriorando su relación con Rabash…

M. Laitman: No lo estaba haciendo a propósito. Tenía momentos cuando actuaba contra su voluntad, y no podía hacer nada. O tenía estados cuando no podía escuchar. ¡No podía escuchar! Esto sucedía para enseñarme quien soy. Sin esto no hubiera podido avanzar.

Pero estaba intentando, por otro lado, hacer todo lo posible. Alrededor no tenía un grupo. Aquí, cuando descubrimos los errores que suceden en nuestro trabajo, directamente se nos demuestra que no hacemos nada. Nos enseñaron un problema. Supongamos que un día de la semana se repitió otra vez. Absolutamente lo mismo. ¿Y qué es? Es un juego de arriba. Te enseñan de nuevo - mira lo que vales. ¿Qué has hecho? ¿Has hecho el trabajo sobre los errores que deberías hacer? No.

¿Qué hacer en adelante? ¿Cómo obligarte para que lo hagas? Pues hay que realizar la corrección. En nuestro mundo la corrección se llama el castigo. Pero en realidad no es un castigo. No existen ni recompensa ni castigo, como quiere la gente. Todo es corrección, sólo que en un caso se percibe como algo positivo, y en otro - negativo.

Pues yo propondría para la gente que hace un error por segunda vez, que tenemos que hacer que tomen conciencia de ello. ¿De qué manera? Suponemos, excluirlos de nuestra compañía por una semana. Que se queden en la casa. No tener con ellos ningún contacto. Y que toda nuestra sociedad mundial les conociera. Esto les serviría para el bien. Tendrían vergüenza, estarían incómodos. Se sentirían muy mal. Y nosotros lo tomaríamos con el dolor y el amor, compartiendo el sufrimiento con nuestros compañeros, pero entendiendo que de otro modo no progresaremos juntos.

Entrevistador: ¿Pero usted mismo está sufriendo por sus alumnos?

M. Laitman: ¿Y tú qué crees? ¿No se me ve? No puedo dar clases. ¡Yo no puedo dar clases! Hoy no pude enseñar Zohar. El sábado no pude quedarme en la clase, aunque allí había mucha gente nueva. Me daba vergüenza ante ellos, simplemente no podía quedarme.

Entrevistador: ¿Esto estaba relacionado…?

M. Laitman: Está relacionado sólo con esto. Si no hay trabajo con los errores, el grupo no puede avanzar y tú no puedes dar la clase. ¿Dónde, a quién, en qué base, en qué material puedes dar algo nuevo, cuando lo anterior está todo deteriorado? ¡Todo esto va a asimilarse incorrectamente! No hay una base correcta, una preparación, una hoja en blanco.

Entrevistador: Pero de todos modos el trabajo con los errores es un trabajo personal del hombre.

M. Laitman: Es el trabajo del mismo hombre dentro de su grupo. ¡Solo él no puede hacer nada! Pero si el mismo grupo cree que “esto no es lo mío, me da lo mismo que le griten, que sea así...”.

Baal HaSulam también escribe en sus cartas: “Si estoy escribiendo sobre alguien, regañando a alguien, no crean que tengo en cuenta esta persona en particular”. Y si lo tomamos así - solamente nos habla del egoísmo colectivo, cuando todo el grupo no está digno de darle la clase. ¿Qué significa que no está digno? Tiene que preparar a sí mismo para la clase. No es un castigo, es una posibilidad de prepararse. Es una corrección. Ver, en vez del castigo una corrección, significa elevarse por encima de su egoísmo y razonar correctamente.

 

 

Nuevo Curso Virtual

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On