Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Libertad de elección

Descripción:

El libre albedrío, el determinismo y la predestinación se tratan en Percibiendo la Realidad. La estructura de nuestro "yo", es estudiada como algo que está integrada por cuatro factores que determinan nuestras características y nuestro comportamiento a partir de nuestros genes y del ambiente.

Trasncripción:

Percibiendo la Realidad: Libre Albedrío.

No sabemos cuáles de nuestras acciones son realmente producto de una libre elección y cuáles no son más que una ilusión de libertad. Debido a que estamos ciegos frente a las leyes y fuerzas que nos manejan, suponemos que no existe ninguna gestión al respecto - y esta laguna en nuestra percepción es lo que sentimos como libre albedrío.

Pero en realidad no tenemos autonomía de la voluntad, excepto en una cosa. Y más allá todo lo que hacemos nos es dictado por la naturaleza interna y externa y definido por cuatro factores.

Con el fin de descubrir en qué se basa realmente nuestra libertad, necesitamos estudiar el nivel de vida inferior al nuestro, para apreciar cómo operan estos cuatro factores.

Examinemos una semilla de trigo.

1. El primer factor: la base, la materia primera.

Se puede tomar esa semilla y enterrarla en la tierra, se descompondrá y la forma de la semilla desaparecerá, pero la información de las propiedades contenidas en la misma y que van a desarrollarse, no desaparece con su forma previa, sino que se transfiere a una nueva - y aquella información es la causa primera de todo lo que sigue.

Así mismo una gota de semen contiene la fuerza abstracta de nuestros ancestros. Venimos al mundo portando su conocimiento acumulado, cualidades físicas y mentales que sentimos como nuestras propias tendencias subconscientes. Pero no son propias, han sido instaladas en nosotros y no las podemos cambiar ni elegir de ninguna manera.

2. El segundo factor: la causa y el efecto que brota de sí mismo

Por lo tanto, ahora la información  en la semilla se presenta con una nueva forma, y esta forma no cambia la información. Nunca llegará a ser un manzano ni una calabaza. Sólo hará que se desarrollen las cualidades contenidas en la semilla. La única variación que se puede dar es en cuanto a la calidad y la cantidad, pero únicamente podrá crecer siendo un tallo de trigo.

(Una flecha hacia arriba surge desde el  suelo con un signo de interrogación encima - que se transforma en trigo).

Los genetistas nos dicen que hay un gen para todo, incluso para lo que consideramos nuestros más profundos deseos. Incluso han identificado los genes que nos predisponen a un buen comportamiento, a la conducta criminal, a las adicciones o a la respuesta sexual.  Nuestro sistema interno que percibimos como nuestro yo, es un conjunto fijo de cualidades que están bajo el control de un programa que las conecta al polo positivo o negativo. No podemos ejercer una influencia directa sobre ese programa.

3. El tercer factor: la causa interna y el efecto.

Cómo crezca de bien o mal el tallo de trigo, depende de cómo influyan directamente en su esencia y en su programación, ciertos factores externos específicos; la cantidad de luz, el agua de lluvia, los minerales del suelo. Así diferentes tipos de minerales proporcionarán o no las mejores condiciones nutricionales que harán surgir un trigo de calidad. Todas estas fuerzas deberán estar presentes y no otras.

Nuestro programa heredado de deseos, pensamientos y actitudes se desarrollará de forma positiva o negativa dependiendo de nuestra familia, la cual no elegimos, de la forma en que somos formados y de cómo y en qué entorno somos educados. Así como los niños, somos seres desamparados y todos esos elementos están ahí dispuestos para nosotros y nos obligan a estar constantemente influidos por una cadena de interacciones, compuesta, sus caracteres, ideas y valores. Así como sea que lleguemos a ser, será el resultado del grado de congruencia con, o la reacción contra estas fuerzas; pero no podemos cambiar ni las leyes que transforman nuestra esencia ni cómo operan. Ni siquiera en esto último hay libertad.

4. Causa y efecto por fuerzas externas.

A diferencia del agua de lluvia y de los minerales, estas otras son fuerzas ambientales que no tienen relación directa sobre el trigo. Ejemplos son el granizo, el viento y otras plantas que rodean al trigo y que influyen sobre el conjunto de los tres factores previos.

Es obvio que una planta no puede levantarse y ponerse en marcha, pero para nosotros, independientemente del hecho de que no podemos determinar ninguno de los tres primeros factores en cuanto a nuestro desarrollo, sí podemos influir sobre los mismos eligiendo nuestro ambiente. Es nuestro único punto de elección en el mundo físico y desde este punto es desde donde podemos aprovechar estas leyes y tomar impulso en dirección a nuestra meta. Una persona puede tener cualidades negativas, ser débil, estar dotada de elementos de primera o de segunda y sólo en el contexto de un buen ambiente, estas cualidades y su programa de desarrollo, podrán ganar enormemente en calidad y velocidad. El juicio de si nuestra vida ha merecido o no la pena depende sólo de esto, porque una vez que se elige el ambiente todas estas leyes se repliegan y el ambiente es el que moldea nuestra condición futura.

Esto es por lo que los cabalistas nos aconsejan elegir buenos libros, los amigos correctos y el maestro adecuado.

 

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On