Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Reencarnación

Descripción:

La Cabalá nos revela por qué estamos vivos y cómo adquirir la percepción completa del sistema en el que vivimos. La reencarnación es un proceso fundamental dentro de dicho sistema. Podemos reencarnarnos en forma inconsciente, del modo que hemos venido haciendo, o por medio de la Cabalá, aprendiendo a progresar de forma consciente a través de las encarnaciones.

Transcripción:

Percibiendo la realidad: Reencarnación.

P. ¿Reencarnamos?  Y, si es así, ¿por qué no recordamos nada de nuestras vidas pasadas? ¿Qué parte de nosotros reencarna?

R. Sí reencarnamos, y podemos experimentar la reencarnación desde la interioridad o la exterioridad,  dependiendo del grado en que conscientemente nos involucremos y convengamos con la fuerza que nos desarrolla.

La muerte es el resultado del rompimiento de Adam HaRishom, el primer hombre, esto es, el alma colectiva. Cada una de sus partes, llamada también alma individual, consiste de 613 deseos para recibir para uno mismo. Cada uno de estos deseos es influido por una fuerza constante de desarrollo que trabaja en él con el propósito de llevarlo a su estado perfecto, dentro del cual ha sido transformado en un deseo para otorgar; esto sucede una y otra vez, hasta que todos han sido corregidos. Así es que no importa cómo se nos pueda presentar mientras  estamos atravesando este proceso: todo está progresando siempre y nunca va en reversa. Todo crecimiento espiritual es acumulativo.

El  camino del desarrollo, la nueva vida siempre abarca más y es mejor, y esto es lo más importante: nuestra propia definición de lo que es mejor y más grande tiene que cambiar a cada paso.

Los estados de este crecimiento son tales que el cambio ocurre, bien cuando la persona siente que no puede seguir tolerando su estado presente, o porque ha alcanzado una corrección de éstos deseos para que correspondan en algún grado con el "deseo de otorgar" del Creador; es decir, ha pasado por algún tipo de desarrollo cualitativo  interno. Por lo tanto, moverse al siguiente estado supone haber sido liberado de la percepción previa de la realidad, los fundamentos anteriores han sido enteramente derribados y se entra con una nueva actitud en el mundo. En otras palabras, quedamos separados del estado previo y ascendemos a uno más elevado, más exhaustivo.

En el nivel interior, causal, una encarnación comienza con la  aparición de un cuerpo espiritual llamado un deseo en su estado no corregido, que primero siente placer al satisfacerse a sí mismo, y después, en esa satisfacción comienza a percibir que no lo está recibiendo simplemente de la nada, sino que ese placer se le otorga con un propósito desde un nivel superior, y ahora desea alcanzar dicho nivel para sentir el placer de dar en vez de recibir. Para conseguir esto tiene que dejar de sentirse a sí mismo como el que recibe y para ello se le proporciona una pantalla, una intención que le permita hacerlo. La aparición de cada nuevo estado se experimenta en un principio como un vacío u oscuridad porque todavía se identifica con y se siente encerrado dentro de la definición de la vida y del placer que quiere dejar atrás, y aunque sea más grande y mejor, se trata de una percepción que es tan distinta que no sentimos nada allí.

Pero en el nivel inconsciente o nivel físico, este preciso mecanismo se percibe como una misteriosa e íntima cualidad interna que se reviste en una sucesión de cuerpos proteínicos, cada uno con una personalidad y talentos únicos, apareciendo y desapareciendo uno tras otro a lo largo de miles de años, y con cada ciclo de muerte y nacimiento, se olvida por completo de las condiciones de su vida previa, porque si va a abarcar, alcanzar un nivel más elevado de la realidad, no será con esa mente; este nuevo nivel no cabría en ella. Lo que ha sido, cómo se ha desarrollado cada vida pasada se acumula como su naturaleza innata y una nueva mente funciona como el sistema operativo necesario para la siguiente fase del desarrollo.

El alma individual en el proceso que lleva a la realización del alma colectiva es la base de esa parte interna el "yo", y el cuerpo existe en este mundo sólo para ayudarle a elevarse y alcanzar su estado verdadero. En comparación con el alma es tan insignificante que se podrían intercambiar miembros y órganos con otras especies y continuaríamos vivos, incluso sin ninguna de nuestras partes propias, porque el cuerpo existe por el alma.

Un cabalista, siendo una persona que ha estudiado y ha aprendido a estar conscientemente involucrado en este proceso de ser como en el deseo de otorgar, en su interior puede pasar por varias vidas en un solo día. El alma siente tal gozo que ya no necesita descender a este mundo y existe en un estado perfecto y eterno.

Pero hasta que esta cualidad interna se despierte en una persona y esté dispuesta a trabajar con el verdadero proceso causal, debe continuar con el ciclo de nacer y morir de acuerdo con su percepción del deseo de recibir.

 

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On