Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Melodías de los mundos superiores

 

Transcripción:

Melodías de los Mundos Superiores

Al empezar a percibir el Mundo Superior, el cabalista entra a una dimensión diferente. Un mundo completo se revela ante él. Es algo que no existe en este mundo. Percibe una imagen totalmente diferente: las fuerzas que mueven al mundo y las almas que no están atadas a sus cuerpos. El pasado, el presente y el futuro se encuentran ahora frente a él; experimenta todo eso. Vive pleno de una sensación de perfección y eternidad; siente que puede abarcar todo el universo.


Es imposible expresar en palabras esta experiencia, profunda y emotiva. En sus libros, los cabalistas tan sólo nos aconsejan cómo alcanzar estas impresiones, sensaciones y descubrir la realidad.

Es muy difícil para un cabalista comunicarnos lo que siente, lo que percibe, lo que se revela, es decir, lo qué es el mundo oculto. En esencia, de todos los medios que tenemos a nuestro alcance para dar una idea o una imagen que se pueda transmitir a la gente que no experimenta la espiritualidad, el único que logra expresar las impresiones de deleite del hombre, ante quien se ha revelado el Mundo Superior, es el sonido.

Es por esto que los cabalistas además de escribir textos, artículos y material profundo de gran dificultad, también componen canciones y melodías. Es una forma suplementaria de expresar las sensaciones del cabalista de un modo más preciso, directo, de corazón a corazón, por medio de los sonidos, sin palabras, con el propósito de que estos sonidos penetren en nuestro corazón y nos transformen de algún modo, armonizándonos para percibir el Mundo Superior.

Todos tenemos un alma. El alma de un cabalista se parece a un instrumento musical que toca y siente correctamente, parecido al violín del Rey David. Esta es la vasija interna del alma de un cabalista, dentro de la cual percibe la realidad de cierta forma y puede expresarla por medio de sonidos. Es por esta razón que el Rey David pudo escribir para nosotros su libro de Salmos, que están inspirados en sus impresiones del Mundo Superior.

Recibimos un regalo inmenso de parte del último gran cabalista de nuestra generación, el Rav Yehuda HaLevi Ashlag (Baal HaSulam). En sus melodías, en esencia, expresa todos los pasos y todas las sensaciones del Mundo Superior.

Si escuchamos estas melodías, nos acercamos a las sensaciones genuinas de la Realidad Superior, la espiritualidad. Al escucharlas, gradualmente nos vamos acercando poco a poco, como si entráramos al Mundo Superior. Sin embargo, para cada individuo, sin importar qué tanto sabe o cuánto tiempo ha estudiado Cabalá, los sonidos son el medio más corto, directo y sencillo para experimentar algo espiritual.

En el Mundo Superior, el cabalista pasa por estados que son mejores o peores, fuerzas negativas y positivas; existe entre ellas, las gobierna, mientras ellas lo gobiernan. Es realmente parecido a lo que sentimos en este mundo. El cabalista expresa todos estos estados por medio de las melodías.

Es por esto que hay melodías aparentemente tristes y otras más alegres. Pero en realidad es que así las escuchamos. El cabalista que escucha esta melodía y percibe las imágenes que despierta, tan sólo siente gran emoción.

Los sonidos pueden parecer desconsoladores; la melodía puede ser triste, pero en realidad no lo es; es muy alegre y suena triste sólo a nuestro oído. Nos parece que a la persona que la compuso le faltaba algo. Así es porque en nuestro mundo utilizamos letras, notas, carencias, vasijas y no la Luz que las llena. Tan sólo sentimos las vasijas y no las Luces.

Sin embargo, al escuchar esta música, lentamente nos vamos acercando al estado en que estas vasijas se llenan con la Luz. Allí sentiremos las mismas sensaciones interiores del cabalista.

Quisiera que todos ustedes pudieran percibir estos vastos espacios, sensaciones, todo el Mundo Superior, el Creador, la Luz Superior que llena el alma, nuestra vasija colectiva en cada melodía de las 150 canciones que componen el libro de los Salmos. El Rav Yehuda Ashlag, Baal HaSulam, pensó en nosotros. Quería que nos acercáramos a este estado y por eso nos legó sus composiciones. Vamos a escucharlas y pensar que sus melodías son el medio para entrar en el Mundo Superior.

Bnei Heijala

Bnei Heichala quiere decir, "Los hijos del palacio del Rey", aquellos que desean llegar al Palacio del Rey. El Palacio del Rey es Biná - el atributo de otorgamiento, la fuerza del Creador, la espiritualidad. Los hijos son quienes anhelan parecerse al Rey en sus atributos, ser como Él. Como hijos, ansían comprender al Rey y a través del entendimiento acercarse a Él y percibirlo.

Para lograrlo, están dispuestos a recorrer el sistema entero de correcciones, cambiar desde el principio hasta al fin la naturaleza en la que fueron creados para alcanzar los atributos del Rey. De eso trata esta canción.

Cuando llegamos a este estado ya somos Bnei Heijala, y se llama la Corrección Final. Por eso la cantamos durante Minja (la oración vespertina). En Shabbat. El Shabbat simboliza la ascensión en la que todo el mundo se eleva completamente al Mundo Superior y todos ingresamos al palacio del Rey.

Aquellos que están en el proceso de corrección individual, que estudian Cabalá, experimentan tres ascensiones en Shabbat. La primera, al atardecer, al entrar el Shabbat, la segunda, al día siguiente, la mañana de Shabbat y la tercera y más importante durante Minja, al final del día, cuando termina el Shabbat. Y entonces durante el estado más elevado cantamos la canción Bnei Heijala.

La letra de esta canción fue compuesta por el Santo Ari y la melodía es de Baal HaSulam. Por esta razón debido a que el Ari y Baal HaSulam se han unido en esta composición, nosotros, al entonar la canción, alcanzamos la ascensión más elevada que un cabalista puede experimentar antes de la Corrección Final General, cuando todo el mundo va a subir hasta este mismo Palacio.

Así pues, esta es una canción muy elevada como un himno de la ascensión. Este estado hasta ahora sólo lo han alcanzado aquellos que estudian la Cabalá y más adelante, como esperamos, toda la humanidad.

Ki Hilatzta Nafshi

Ki Hilatzta Nafshi es la letra de los Salmos. Son las palabras que el Rey David utilizaba para expresar el estado que tenía mientras ascendía para alcanzar el estado de corrección total de su alma. Entonces se volvía a la Fuerza Superior, al Creador, con estas palabras que quieren decir: "Gracias por salvar mi alma".

La melodía de esta canción la compuso mi maestro, el último gran cabalista de nuestra generación, el Rabí Baruch Shalom HaLevi Ashlag (Rabash). El la cantó para mí más de una vez.

Tal vez la melodía nos pueda parecer triste, pero la verdad es que no es triste; es tierna y expresa el sentimiento de alguien que ha entrado al atributo de Biná - otorgamiento, el atributo del Creador - en donde no hay lamentos y todo está en paz. Rabash expresa su entrada a este estado por medio de esta melodía cuando indudablemente veía que todas sus vasijas, su alma entera, todos sus deseos, se sometían a la Fuerza Superior para reinar en ellas.

Es una canción breve. Le canta a la paz serena de un hombre que entra en la Fuerza Superior y permanece en estado de quietud absoluta, la paz de los mundos.

Hasal SederPesaj

Hasal Seder Pesaj nos habla del estado de una persona al iniciar su camino: se encuentra lleno de energía, listo para el viaje y sabe que tiene el proceso de corrección delante de él hasta que se corrija y reciba la Luz, la Torá. Pero en el éxodo de Egipto, al elevarse por encima de su naturaleza, ya percibe la total garantía que, con la ayuda del de Arriba, va a tener el poder y podrá lograrlo, dentro de todo lo que está preparado para él - pasar las 49 puertas, correcciones, y el tan llamado Lag Ba Omer (el día 33 de Omer), a la mitad, y todos los días de Omer - con el fin de llegar a recibir la Torá.

Tzadik Ke Tamar Ifraj

Básicamente hay dos estados en cada canción. Una es el estado de la vasija, el alma en que ha trabajado el hombre, corregido; después ha alcanzado el deleite y entusiasmo y ahora canta desde estos sentimientos de gozo.

Es por esto que en Tzadik ke Tamar Ifraj se percibe una sensación del estado previo, en el que le faltaba el llenado, sufría y buscaba, para después llegar al estado en que se encuentra; y es así como siempre debió ser, ya que un hombre justo oportunamente justifica el proceso completo por el que tuvo que pasar.

Por lo tanto, del arrobamiento que siente al ver que antes se encontraba totalmente en oposición y muy distante del Creador, y ahora entra al Palacio del Rey, el Mundo Superior, brota de su presente estado una melodía con las sensaciones que lo llenan.

Esta sensación abarca dos estados opuestos: su anterior y muy distante estado en que aparecía sin esperanza y muy lejano al de Arriba y su estado presente en que ha alcanzado adhesión con Él.

En esencia, esta canción es especial porque se encuentra agradecido, pero no por estar en ese estado. Más bien, agradece ser justo, es decir, poder justificar al Creador por todo lo ocurrido al recorrer su camino. Ve ahora la causalidad y lo inevitable de todos los estados por los que tuvo que pasar. Comprende que todos ellos se planearon desde Arriba para que pudiera alcanzar este estado tan elevado.

Leagid Ba Boker Hasdeja

Leagid Ba Boker Hasdeja expresa estados que experimentamos. En nuestro mundo cuando nos quedamos dormidos, en esencia, perdemos la consciencia, nos desconectamos del mundo, de la vida y nos queda tan sólo el Kista de Jayuta - un mínimo nivel de vida dentro de nosotros - y básicamente no estamos seguros (si se puede decir de esta forma) si nos vamos a despertar después del sueño o no. ¿Así que, por qué despertamos? De pronto, recibimos un despertar desde adentro y entonces despertamos de nuevo y continuamos nuestra vida en el nuevo día.

Pero este estado en que nos desconectamos de la realidad y entramos a nuestros sueños es muy especial. En el mundo espiritual existen estados parecidos y esto es porque todo lo que existe en lo corporal es el resultado de la espiritualidad.

Es por esto que en la espiritualidad también existen estados que se llaman "día", "noche" y "mañana", sólo que en lo espiritual todas ocurren porque es el mismo hombre que crea el día y la noche y todos los tiempos. Él mismo se coloca en estos estados. Si no se hiciera pasar por ellos, si no se forzara, no avanzaría, entonces el tiempo no pasaría pues en la espiritualidad el tiempo no existe. Tan sólo hay acciones, causa y efecto.

Así que no es sino hasta que uno "se va a dormir" en el sentido espiritual, esto es, cuando se desconecta de la realidad espiritual y cae somnoliento desconectándose de la espiritualidad - el Creador, las Fuerzas superiores - que uno realiza correcciones especiales mediante las cuales prepara dentro de sí el deseo de elevarse . Si uno se prepara correctamente, la Luz Superior viene hasta estos deseos y lo despierta, lo mismo que el sol nos despierta por las mañanas. Sin embargo sin la Luz que viene desde Arriba, uno no podría despertar.

En esencia, es por esto que después que "uno se levantó por la mañana", es decir, que despertó de nuevo a la espiritualidad (a esto se le llama levantarse en la espiritualidad), alaba a la Fuerza Superior, al Creador, quien lo despertó y lo ha despertado para alcanzar el objetivo de la creación, las correcciones, y los estados eternos perfectos y sublimes. Y entonces uno canta "alabo Tu misericordia por la mañana", pues es realmente la misericordia del de Arriba que lo despierta.

Vals

"Vals" es una melodía especial. Es realmente clásica con todas las características del vals, correspondientes a nuestras tradiciones. Está melodía no es de Baal HaSulam, aunque llegó hasta nosotros por medio de él. La escuchó de su Maestro Admor de Pursov, quien lo educó. Baal HaSulam vivió en Varsovia con sus padres. Había un pequeño poblado cerca de Varsovia, Pursov, y ahí vivía el Rabí de Pursov, de donde saca su nombre. Era un cabalista. Cuando Baal HaSulam era un niño, empezó a visitarlo junto con su padre, quien lo llevaba con él. El padre de Baal HaSulam también estudiaba con el Rabí de Pursov. Gradualmente, al ir creciendo Baal HaSulam, el Rabí de Pursov empezó a acercarlo a él.

Por medio de él, Baal HaSulam alcanzó la revelación del Creador, la espiritualidad y se convirtió en cabalista. Después de un tiempo, Baal HaSulam descubrió que había sobrepasado a su maestro. Entonces, Baal HaSulam se fue a Israel.

Esta melodía la compuso el Rabí de Pursov, quien la pasó a Baal HaSulam y él a mi Maestro de quien yo la escuché.

Kel Mistater.

Kel Mistater es una canción que cantamos cuando va a terminar el Shabbat, al declinar el día, cuando estamos llegando al final del Shabbat. El final del Shabbat es cuando la Divina Shejinah (la Santidad), que viene al hombre durante los ascensión espiritual, empieza a abandonarlo, dejándolo en la oscuridad, sin su llenado para que todo lo que recibió durante Shabbat sea la fuerza motora para alcanzar, independientemente, aquello que recibió en el Shabbat.

Al Shabbat se le llama "un regalo". Un regalo es algo que no se le da al hombre como premio, ya que no ha trabajado para obtenerlo.

Y así es el Shabbat - desde arriba viene la Fuerza Superior llamada Shabbat. El hombre experimenta sensaciones diversas, fenómenos que no merece todavía, de acuerdo a su vasija, pero que son como un obsequio. 

A la persona se le concede su ascensión, su revelación pero, después de un tiempo, esta sensación empieza a marchitarse y termina. Entonces la persona dice Kel Mistater - "El Creador se oculta". "Tú, el Creador, te revelas en el Shabbat como un regalo y ahora me abandonas y te ocultas. Comprendo que esto sea necesario para que puedas acercarte más y te reveles aún en el día del abatimiento, es decir en el momento en que te ocultas, durante la semana, cuando me encuentro en estado de entre semana separado de la santidad. Pero debo asegurarme que todos los días de la semana me conecte al grado de Shabbat".

Esta canción expresa las sensaciones de las diez Sefirot - Keter, Jojmá, Biná, Jesed, Gevurá, Tifferet, Netzaj, Jod, Yesod y Maljut. Y esto es porque ya percibió los atributos del Creador en ellas y, ahora, que ingresa a la ocultación y el Creador se distancia, sabe exactamente lo que debe alcanzar por sí mismo. Ya ha quedado impreso en él como Reshimo y adquirió la fuerza necesaria, debido a que se le dio el estado de Shabbat. Ahora, durante la semana, la persona se va a elevar al nivel del Shabbat anterior y después cuando llegue el siguiente Shabbat, lo recibirá como un regalo más grande. Esto continúa hasta que todos los Shabbats se unan en el nivel de la Corrección Final.

Lo más importante en la música cabalista no son las notas, sino todos los matices que existen en ellas. Aprendemos que hay Taamin (sabores), Nekudot (puntos bajo las letras), Tagin (coronas encima de las letras) y Otiot (letras). ¿Qué son las letras? Las letras son justamente los matices más finos que se forman al final de la impresión de la Luz en la vasija. A esto se le llama Letras - las impresiones de Reshimot que dejan a la vasija y vuelven a entrar en ella cuando la Luz abandonaba la vasija. Esta breve impresión dentro y fuera de la Luz que se va, se llama "una letra", es decir un símbolo, la parte informativa más grande.

Es lo mismo con los sonidos. Cuando tocamos estos sonidos, estas melodías, hay una gran diferencia entre alguien que sabe y alguien que no conoce, entre el que toca correctamente y el que toca bonito; y esto se determina en qué tanto uno comprende donde se encuentran las cosas importantes. Lo que es más importante no son los sonidos, sino los más pequeños símbolos; en cómo el sonido empieza y termina y no en el sonido mismo.

Desgraciadamente, no muchos están listos para expresarlo. Yo tuve un estudiante maravilloso a quien yo estimaba mucho - Vitalik. Tocaba el violín. Así que me dijo: "Estoy dispuesto a tocar con la condición que tomes mi mano".
 

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On