Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

Sobre el amor y el matrimonio

                                                                        on_love_and_marriage_photo_1on_love_and_marriage_photo_3on_love_and_marriage_photo_2

Una conversación entre el científico y cabalista doctor Michael Laitman y los instructores de la Academia de Cabalá Michael Sanilevich y Yevgeniy Litvar
Julio 12, 2007

Contenido:

- ¿Qué es el amor?
- Sobre los celos
- Amar significa entregarse a los demás
- ¿Cómo puede alguien aprender a amar?
- La condición del amor.
- ¿Quién inventó el matrimonio?
- ¿Cuál es el propósito de la familia?
- ¿Quién domina dentro de la familia?
- Sobre los preceptos bíblicos



Y Litvar: Buenos días, estimados amigos. El día de hoy tenemos con nosotros al notable cabalista, el doctor Michael Laitman. En esta ocasión, iniciamos con un nuevo tema: "El amor, la familia, la maternidad y los niños." Le paso el micrófono a mi amigo Michael Sanilevich, quien es instructor en la Academia Internacional de Cabalá.

¿Qué es el amor?

M. Sanilevich: La primera pregunta del día de hoy es, ¿Qué es el amor?

M. Laitman: El amor es la mayor cualidad en el universo. Yo diría que es la única cualidad positiva que mueve, controla y conecta a todas sus partes. Une a todos los elementos de las estructuras inanimada, vegetativa, animal y finalmente el mundo interior del hombre. A esta cualidad unificadora la llamamos "amor" o acciones totales de entrega. Toda la naturaleza se somete a la ley universal del amor. La única excepción está en el nivel humano al que se le ha dado manos libres para hacer su voluntad y nos comportamos desafiando esta ley.

Si interrogamos a los biólogos nos dirán que la ley que regula el funcionamiento de cualquier organismo, de su existencia y desarrollo se basa en la interacción integral de sus componentes. Según esta ley, cada célula se ocupa de las funciones vitales y la salud de todo el organismo sosteniendo su vitalidad. En otras palabras, automáticamente da al cuerpo todo lo que necesita. Inclusive, obedece a la orden de auto destrucción una vez que ya ha cumplido su función y se han agotado sus recursos. Su programa se apaga y la célula se destruye a sí misma. La ley general para la existencia de un sistema, organismo u órgano controla a todos sus elementos.

Si estudiamos la ley general integral de la naturaleza, la ley de la unificación, homeostasis, veremos que ella sólo actúa con fundamento en la auto conservación, auto sostenimiento y auto desarrollo hacia un fin determinado, y deja de lado la posibilidad de existencia y desarrollo de los elementos individuales. Esta ley de interacción e interrelación integrales entre los elementos determina la existencia de todos los niveles de la naturaleza.

Sin embargo, una vez que hemos constatado lo anterior, vemos al hombre y descubrimos que actúa de manera opuesta a esta ley. No me refiero a la existencia del hombre en el nivel en que su cuerpo funciona como un organismo animal y naturalmente se somete a las leyes de la naturaleza. Estoy hablando del nivel humano de nuestras interacciones, sensaciones, pensamientos en donde el "Yo" existe. Es ahí que nos revelamos como egoístas. No tenemos el deseo de tomar en consideración la totalidad integral del mundo y las interacciones de sus elementos. Hoy en día nos damos cuenta que el mundo es una aldea global dentro de la cual dependemos unos de otros. Al formar parte de la naturaleza, con nuestros pensamientos, deseos y acciones, provocamos grandes daños a esta integración en todos los niveles. Al final de cuentas, el daño se revierte hacia nosotros como una influencia negativa de los elementos de la naturaleza y esto es lo que empezamos a notar hoy en día.

La ley del amor absoluto - de interdependencia universal, de atención y cuidado instintivo, natural, inconsciente no se cumple en el nivel humano. Si consideramos a todos y a todo conforme a esta ley, esto es, si tomamos en cuenta que somos iguales, interconectados como un solo corazón y una sola alma, con los mismos pensamientos, entonces nuestra participación en la naturaleza va a ser correcta e integral. Nos vamos a fusionar con el resto de ella y nuestra actitud será la del amor.

Conocer esta ley nos permite comprender que el amor y el odio entre nosotros es hoy egoísmo absoluto, el deseo de todos de utilizar a los demás sexualmente, en la familia, en la sociedad para obtener un beneficio propio e ilusorio. Ilusorio, porque a la larga el hombre no recibe beneficio alguno. Todo lo basa en sencillos cálculos egoístas. Si no tomamos consciencia de lo perverso de este comportamiento, el hombre sólo va a intensificar su crisis.

Actualmente, al encontrarnos en las últimas etapas del desarrollo del egoísmo, vemos el colapso total de las interrelaciones humanas. En el pasado nos encontrábamos unidos por algunos lazos, acuerdos, convencionalismos. En esta época el egoísmo descarado, sin tapujos se muestra en toda su desnudez. Lo bueno de esta actitud es que al descubrir nuestro verdadero rostro, podemos encarar el problema y encontrar la solución. La Cabalá nos revela el camino para encontrar el amor.

La condición del amor. 

MS: Usted nos comenta que la completa interacción, o amor, existe en el nivel animado. Sin embargo cuando el lobo devora a una liebre, ¿es esto amor?

ML: No. Es una acción de la ley de la naturaleza. La ley de renovación constante de la vida, en el momento en que la siguiente generación nace de los vestigios de la anterior. Este proceso es similar al de la sustitución de células acabadas por nuevas en nuestro cuerpo.

Lo mismo ocurre en los ciclos de la vida: a menos que no se muera en una vida, no se puede renacer en la siguiente. No habría desarrollo que nos condujera hacia algo que desconocemos. Nos parece que nada bueno puede salir de este desarrollo, sin embargo conduce a un futuro brillante.

Por tanto, al comerse a la libre o la ternera, el lobo cumple con la ley de la naturaleza. No existe odio entre las partes. Tampoco hay amor. Se lleva a cabo una ley de la naturaleza que mantiene la interacción correcta entre las especies. La intervención de un "Yo" no existe. Los elementos vegetativos y animados de la naturaleza no tienen un "Yo". Es sorprendente como la existencia de organismos vegetativos y animados o células de un cuerpo se apoya en la correcta interconexión entre ellos.

Sin embargo, el hombre debe introducir su deseo, aceptar esta ley de la naturaleza y agregar su intención a esta correcta interconexión. Si llega a captar este concepto, se corrige, y está dispuesto a participar en el desarrollo integral y la interacción, entonces va a entender la naturaleza. Va a descubrir esos elementos y vacíos que aún no percibe, nuevas dimensiones, nuevos mundos en donde existimos de una manera totalmente diferente, antes del nacimiento, después de la muerte como partes de la naturaleza en un estado eterno.

A la Cabalá se le llama la ciencia oculta pues nos revela aquellos planos secretos del universo en donde existimos y que no nos es posible percibir hoy debido a que somos opuestos. Nuestro egoísmo no nos permite percibir imágenes que nos acompañen a una dimensión distinta, sin embargo son reales. Todo depende de la transición del odio universal del hombre (su egoísmo) hacia el amor, pero ahí es donde radica el problema. Nuestra vida sobre la tierra, nuestras relaciones familiares, entre niños y adultos se tornarían sencillas y armoniosas.

En Cabalá decimos: "Un esposo y una esposa y la Divina Presencia entre ellos." La Luz Superior, la Iluminación Excelsa entre ellos. No puede haber una conexión entre un hombre y su esposa que simbolice mayor oposición en el mundo, a menos que el Creador y el amor que controla el universo se revelen entre ellos. Con esta finalidad debemos investigar cómo es que esta ley actúa en niveles más elevados, desde donde descienden las señales de control y basándonos en ellas establecer nuestras relaciones. Debemos aprenderlo.

El amor es una cualidad muy complicada que debe enseñarse. La Cabalá sólo trata de esto. Su principal regla es "Ama a tu prójimo como a ti mismo," ya que al alcanzar esta cualidad, logramos incluirnos integralmente en todos los mundos.

YL: Nos ha dado usted el panorama del amor desde el punto de vista científico. Pero aquellas personas que sienten dolor se hacen esa pregunta. Perciben el dolor como amor. ¿Cómo explicarles que eso no es amor?

ML: Se debe aprender. Sustituimos al amor y a la falta de amor con una cualidad que es totalmente opuesta a lo que realmente existe en la naturaleza y así lo explica la Cabalá.

Llamo "amor" a mi actitud hacia algo que me proporciona placer. Amo el café y por lo tanto lo bebo. Siento placer al hacerlo. Quiere decir que me gusta. En otras palabras amo el placer que me proporciona beber café. No es este el amor que estamos discutiendo. Las personas utilizan esta palabra para describir una sensación distinta y una actitud hacia un objeto.

¿Qué significa la frase, "Amo a esta mujer"? Amo usarla para mi placer. Tengo algunas necesidades, espacios vacíos, deseos, hambre, y ella los colma, me deleita. Por eso la amo. Pero, ¿realmente la amo a ella? ¿O amo el placer que recibo de ella?  

En ese caso me amo a mi mismo. A ella la amo como una fuente de placer, igual que me gusta comer pescado o carne. Podemos distinguir que no hay amor en esta situación. No deberíamos referirnos a esto como "amor".

El amor no es recepción del placer que proviene de alguien; es dar al ser amado. La frase "Ama a tu prójimo" quiere decir satisfacer los deseos del otro. Es una expresión externa de tu actitud hacia esta persona lo que se llama "amor".

El amor es cuando se da plenitud al otro. Empiezas a percibir lo que tu amado/a necesita y al satisfacerlo expresas tu actitud hacia él o ella. A esto se le llama "amor". Si recibes, se llama "recepción egoísta de placer."

Existe también una manera de expresar amor al recibir. Es cuando sientes precisamente al otro, su amor por ti y comprendes que si recibes de él, de hecho lo vas a complacer, entonces puedes recibir con la intención de dar.

Justo como el niño sabe que su mamá quiere que coma la sopa, al hacerlo, complace a su madre. A menos que disfrute la comida, no va a darle gusto. Él debe disfrutar la dádiva que recibe de ella y así ella va a disfrutar con lo que él recibe.

Esta es una interacción muy complicada. Es evidente aún con este sencillo ejemplo, sin hablar de sistemas tan serios como los de un esposo y su esposa, un hombre y una mujer. La interacción entre los sexos o entre los grupos o componentes de la sociedad humana es una ciencia en sí misma. Y como tal se debería estudiar desde la niñez. De otra manera, la persona no madura y nunca va a comprender lo más importante, cómo sobrevivir, cómo organizar la sociedad de una manera acertada.

Existen muchas teorías al respecto. Todas niegan la validez de las demás. Seguir alguna de ellas nos va a llevar al fracaso.

YL: Una mujer nos dice que se casó con un hombre al que no ama, únicamente porque él la ama a ella. ¿Deseaba complacerlo? ¿Es este el amor del que nos habla?

ML: No. ¿Qué quiere decir "él la ama a ella"?

Hasta que el hombre transite desde el odio al amor por otra persona, no va a comprender lo que significa ingresar en el mundo interior del otro, sus sentimientos y sus deseos; aceptarlos como propios, al mismo tiempo que maneja sus propios deseos para complacer. Cuando una persona se ve a sí misma como un instrumento para satisfacer a la persona amada, a esto se le llama "amor".

¿Las personas que has mencionado tienen esta clase de relación? No lo sé. Sin embargo, cuando nos elevamos del nivel de recibir al nivel de dar, entonces nuestras relaciones (en la familia, entre niños y padres, en una sociedad) van a cambiar totalmente. La palabra "amor" ha adquirido una connotación vulgar y perversa, así que llamemos mejor a esta cualidad "dar". La persona que tiene esta cualidad empieza a sentir armonía, unión sublime con la naturaleza, alcanza la sensación de eternidad y perfección.

Esta cualidad nace en una persona cuando él o ella se elevan por encima de su pequeño, mezquino mundo egoísta. Cuando él o ella desean permanecer confinados en este mundo, vemos las consecuencias, desilusión, drogas, divorcios y demás. Nosotros no somos capaces de lograr llegar a estos magníficos estados si estamos confinados dentro de nosotros mismos. Sólo es posible si nos unimos a la Naturaleza como nos lo demuestra.

MS: ¿Puede alguien comprobar si ama o no?

ML: En el mundo actual apenas empezamos a descubrir que somos completamente egoístas, que no sabemos amar, sino sólo intentamos llegar a conciliaciones; pero no hay otro camino más que ver como nuestro egoísmo explota desde dentro y como rompe estas relaciones, estas frágiles concesiones. Se nos olvida, peleamos y nos reconciliamos, nos unen los hijos, existimos como socios compartiendo el mismo apartamento, ¡pero a esto no se le llama amor!  

En Cabalá, el amor tiene una definición muy científica y amplia. Breve y claramente es cuando una persona puede percibir el mundo interior de otra, sus deseos, necesidades y vive para satisfacerlos. La sensación que se tiene al satisfacer al otro se le llama "amor". Igualmente, él o ella sienten deleite.

Regresamos a la fórmula, "Un esposo, una esposa y el Creador entre ellos." El Creador es la fuerza general de la Naturaleza que da, la fuerza general del amor. Si un esposo y su esposa empiezan a cultivar una relación de dación absoluta, nace entre ellos esta conexión, esta unión triple. La existencia de una unidad humana elemental es imposible sin la cualidad de la dádiva.  

Por tanto, sólo la persona que se eleva al nivel de dádiva mutua trabajando sobre sí misma puede ser un verdadero esposo o esposa. Esta es una corrección muy difícil que debe hacer el hombre. La Cabalá le enseña a hacerlo.

Es muy complicado. Pero el sufrimiento del vacío espiritual, de relaciones familiares destruidas, entre hijos y padres, en la sociedad, nos va a conducir a una situación en que las personas van a estar dispuestas a no escatimar esfuerzos para alcanzar esta cualidad. Subconsciente e instintivamente van a comprender que este ideal existe, que está distante pero hay que lograrlo. En el vacío de la caída van a percibir la posibilidad de ascender y lo harán. Así que me siento optimista. El amor va a llegar.

YL: Esta pregunta la formuló una joven de Sochi. Ya no hay hombres dispuestos a tirarse desde un puente por su amada. ¿Por qué ya a nadie le atrae el romanticismo?


ML: Fue posible en alguna época porque los hombres creían que merecían las atenciones de jóvenes no muy inteligentes y egoístas y no sabían dónde los podía conducir. Era el resultado de la sensación de insignificancia del "Yo", falta de desarrollo del mundo interior del ser humano ¿Por qué se iba a ver grande a los ojos de alguien de esta forma? No podía.

El ser humano debe cuestionarse respecto a si sigue una línea de valores eternos y perfectos, y no en lo bien que luce a los ojos de los demás y tampoco en cómo cumple con los deseos momentáneos y egoístas de alguna persona. Es una vergüenza desperdiciar la vida de esta forma. Por lo tanto, saltar desde un puente para que alguna rubia suspire y levante los ojos al cielo no tiene sentido. Es tan sólo un intercambio, brincar de un puente para alcanzar algún tipo de placer. ¿Qué tiene que ver con el amor? No confundan esta relación egoísta y cruel entre las personas con la sensación de dádiva, cuando alguien percibe el mundo interno de otro y desea llenarlo.

Acerca de los celos

YL: Un hombre nos hace esta pregunta. ¿Qué son los celos desde el punto de vista de la Cabalá? ¿Tiene este sentimiento una explicación espiritual?

ML: Los celos en nuestro mundo, en donde no existe el amor, sino sólo relaciones animales, se presentan cuando una persona percibe a otra como su dueño, es su propiedad: "esto es mío". Sin embargo, si esta propiedad tiene piernas y se conduce a sí misma, ya presenta problemas. En la antigüedad se utilizaba un cinturón de castidad y a las jóvenes se les encerraba pero esto ya no es posible en nuestros tiempos de emancipación femenina. Así es que lo único que queda son los celos. Los hombres se comen el corazón, pero luego deciden que no tiene caso sufrir. Si no puedo tener a esta mujer, tendré a otra y la vida se vuelve más sencilla. La familia se destruye porque no está cimentada sobre las reglas elementales de relación. Los seres humanos no pueden elevarse por encima del nivel animal de consumo.

YL: Pero, ¿qué nos dice de estos sentimientos, emociones, dentro de nosotros. ¿Las sensaciones de dolor y alegría, algo que llamamos amor?

ML: Todo esto lo pueden explicar los biólogos, los genetistas y los estudiosos de la botánica.

YL: ¿Cómo los estambres y los pistilos?

ML: Sí. Las plantas, los insectos y las personas, todos funcionan bajo la influencia de las hormonas. Estos son procesos biológicos internos y no debemos hacerlos pasar por amor.

El problema es que el hombre no ha alcanzado el desarrollo suficiente que le ayude a comprender que su mundo interior es un mundo de placer. Cuando disfruta de una pintura hermosa, de la música, una mujer, un niño o la sopa, ¡todo se reduce a lo mismo! Si recibe el placer mientras permanece como cuando nació y creció, a esto se le llama disfrute egoísta.

El amor tiene su asiento en la dádiva, en trascenderse a sí mismo, mientras que los procesos que ocurren dentro de nosotros son meramente animales. Por alguna razón los hacemos pasar por sentimientos irreales y pedimos que los demás hagan lo mismo. ¿Qué clase de amor es este? Si recibes una inyección de hormonas vas a tratar al objeto de tu amor de una manera distinta. Es química pura.

YL: ¿Existe una unidad de medida en el amor?

ML: Una unidad de medida de amor sería la medida de sacrificio personal, de dar con el propósito de llenar al ser amado. El amor se basa en concesiones mutuas no egoístas y hace su aparición cuando dos personas toman consciencia de su naturaleza animal y empiezan a trabajar consigo mismas para elevarse por encima de ella. Esta pareja espiritual cultiva una relación que está muy por encima de nuestros deseos animales, atracciones y repulsiones, hábitos, actitud hacia el mundo y crean una unión sobre este fundamento. La unión se construye sólo en concesiones mutuas con el propósito de crear algo en común, en donde virtualmente nos vamos a fusionar.

El volumen que creamos se llama unificación de las partes masculina y femenina en una sola unidad. Necesitamos de esto - lograr la fusión de las almas por medio de la fusión de los cuerpos. Pero, esto sólo es posible si hay una pareja espiritual que comprende lo que tiene que hacer para crear esta unión. Se basa en concesiones mutuas, en adquirir una atracción recíproca altruista, en donde uno vive dentro del otro y le da plenitud.

La crisis que ya está aquí, ahora, nos va a forzar a desarrollarlo en nuestras relaciones entre hombres y mujeres así como entre los seres humanos en conjunto. Estamos avanzando en esta vía. No se trata de un cuento de hadas, el sufrimiento nos va a conducir a ello.

Amar significa entregarse a los demás.

MS: La ley mosaica más importante es,"Ama a tu prójimo como a ti mismo." ¿Qué es lo que significa "como a ti mismo"? ¿Debo empezar por amarme a mi mismo?

ML: Debes averiguar en qué forma te amas a ti mismo y en esta medida establecer tu actitud hacia tu prójimo. A esto se le llama "concesión", pues al desatenderte empiezas a complacer satisfacer, llenar a los demás. Esta aspiración de llenar a los otros que desarrollas en tu interior se llama amor por ellos. Una relación de este tipo, esta aspiración recíproca en la sociedad va a conducir a una vida feliz y eterna.

MS: Pero, ¿tiene el hombre que amarse a sí mismo?

ML: El hombre se tiene que amar a sí mismo para poder fusionarse integralmente con todos y llenarlos a todos volviéndose igual al Creador, la Fuerza Suprema de la naturaleza.

YL: ¿El resultado no sería "amar como a ti mismo" en lugar de "ámate a ti mismo"?

ML: No, porque en realidad no existimos en nosotros mismos, sino en los otros.

YL: ¿De esta manera, entre más amo a la gente más placer recibo?

ML: Correcto. Cuando me trasciendo empiezo a descubrir mi verdadero "Yo", no este pequeño ser mezquino, sino el "Yo" que existe más allá de mi. Me veo a mi mismo como una proyección de toda la naturaleza, del universo entero. Y este es el "Yo", si tal es la actitud hacia todo.

YL: ¿Quiere decir que empezaré a sentir todas las sensaciones que existen más allá de mí en otras personas, animales y naturaleza?

ML: Eso es el "Yo". ¡Esto es mío! En otras palabras, cuando una persona se construye una actitud hacia el mundo rebasándose a sí mismo, se percata de por qué fue creado como un egoísta, para trascenderse a sí mismo, entregarse a los demás y descubrirse en ello.

Al concretarlo correcta y verdaderamente, el hombre va a percibir su vida como eterna y perfecta al igual que toda la naturaleza. Esta es la ley general integral de la naturaleza y todos nosotros vamos a llegar a ella, si no en esta vida, en la que viene.

YL: ¿Esto es el amor?

ML: Esta es la sensación de amor absoluto que debe convertirse en realidad en el elemento más sublime y más corrupto de la naturaleza, el hombre.

Aquí es donde se encuentra el libre albedrío del individuo, darse cuenta de esta necesidad tan rápido como le sea posible y ver que se cumpla, no bajo la presión del desarrollo de una crisis sino por su propia voluntad. Nuestra tarea más importante ahora es una difusión del conocimiento sobre las causas de los problemas que nos agobian y se manifiestan en nosotros hoy en día.

MS: ¿Nadie en el mundo, excepto los cabalistas, han experimentado el verdadero amor? ¿Llegará el día en que finalmente la humanidad conozca lo que es?

ML: Llegará ese día, deberá ocurrir en unas décadas más. Espero poder presenciar la etapa final de este proceso, lograr llegar a la meta en el tiempo que me resta de vida.

Un cabalista es aquella persona que interpreta correctamente las leyes de recepción (la palabra Cabalá viene del verbo recibir), las conexiones, la comunicación, todo lo que ocurre en la naturaleza entre todos sus elementos. Recibe el conocimiento desde el mundo que se oculta a nosotros, el mundo del altruismo y el otorgamiento (no el mundo del egoísmo y recepción que percibimos) y actúa conforme a este conocimiento.

Naturalmente, las personas que han recibido este conocimiento lo pueden aplicar en la práctica y lograr una verdadera sensación de amor, eternidad y perfección. Ingresan a otro plano del universo, en un aspecto distinto, en donde hay una sensación del amor eterno.  

La ciencia moderna también investiga una dimensión diferente, en donde el universo funciona no como lo perciben nuestros órganos sensoriales egoístas. El descubrimiento está próximo y la Cabalá nos va a ayudar a encontrarlo más rápidamente.

¿Cómo puede uno aprender a amar?

MS:
Pero, ¿cómo puede uno aprender a amar? ¿Como en la escuela, a partir de libros de texto?


ML: Aprender sobre el amor no quiere decir estudiar el Kama Sutra.

Aprender a amar significa comprender la interconexión correcta con la persona que amas y no necesariamente se puede tratar de alguien del sexo opuesto. Uno debe aprender a entrar en el mundo interior del otro y llenarlo con uno mismo, de la misma manera que las células actúan en nuestro cuerpo animal. Cada una de ellas se ocupa de la existencia de todo el organismo y actúa conforme al programa que les es común. No consume para beneficio propio sino que trabaja con el fin de servir a todas las demás células y órganos. Esto asegura la vida del cuerpo y la relación correcta entre todos los elementos.

La enfermedad constituye una grieta en la interacción entre células y órganos. ¿Te imaginas el estado en que se encuentra nuestra sociedad? Este organismo está enfermo por el crecimiento desmedido de un cáncer, ya que en lugar de dar, la célula ha empezado a devorar a las células de su entorno y a existir a su costa. Como resultado, el medio ambiente se colapsa y la célula muere. A esto se le llama cáncer.

¿Por qué esta enfermedad está tan extendida en nuestros días? Ha crecido tanto nuestro egoísmo que este se manifiesta en otros niveles de la naturaleza animada y vegetativa. No podemos escapar de ello. Toda la fuente de nuestros problemas y aún de nuestras enfermedades yace dentro de nosotros en el nivel humano. El hombre determina el desequilibrio entero de la naturaleza.

Y hoy ha llegado nuestro turno de convertir en realidad la ley más importante de la naturaleza - la ley del amor - en toda su extensión. Esto depende totalmente del hombre, de nuestro esfuerzo interno en el nivel en que el "Yo" existe, en donde se me puede llamar "hombre".
on_love_and_marriage_photo_4
MS: ¿Cómo aprende uno a amar?

ML: Abre el libro y estudia el método. De otra manera, estarás actuando en base a las cualidades animales con las que naciste y los valores que te enseñó la sociedad, pues no cuentas con nada más. Primero tienes que recibir una instrucción correcta, de lo contrario vas a continuar equivocándote. La Cabalá es la enseñanza.

Para llevar a cabo ejercicios prácticos, los cabalistas forman grupos. Ciertamente muchos métodos utilizan ejercicios de grupo. No se puede lograr de otra forma. Aquí, como en cualquier otra parte, necesitas un grupo, un maestro y la instrucción que intentas asimilar con otras personas que piensan como tu.

¿Te he desilusionado?

YL: No, por el contrario, me ha hecho reflexionar.

¿Quién inventó el matrimonio?


YL: Una pregunta sobre la familia. ¿Los seres humanos inventaron el matrimonio y la familia? ¿O, fue Dios quien creó la institución del matrimonio?

ML: Observando a los individuos y al mundo animal, al que nos parecemos en este aspecto, nos damos cuenta que la institución del matrimonio no fue artificialmente creada por el hombre, sino que apareció a partir de nuestras cualidades naturales en su nivel animal y hormonal más primitivo. Vemos la similitud del matrimonio en el mundo animal en donde el apareamiento ocurre con fines reproductivos.

La Cabalá nos revela las razones. ¿Por qué los elementos que interactúan bajo el principio de atracción de los opuestos (plus y menos, electrón y positrón) fueron creados de esta manera? ¿Por qué las moléculas y los átomos se fusionan y por qué dos opuestos separados se tienen que fusionar para crear, dar la luz a un nuevo ser?

En el nivel primitivo existen formas que no están separadas; macho y hembra coexisten en un solo cuerpo unidos y participando en la continuación de la vida juntos. Sin embargo, ya en el nivel animal el macho y la hembra confrontan el problema de la unión para la creación de la vida. El nivel de los animales superiores y el hombre se basa en la interacción.

¿Por qué se ha dispuesto así en la naturaleza? Porque ella se esfuerza en elevar al hombre a un nivel de desarrollo en que conscientemente participe de este proceso, lo capte y aprecie en toda su escala cósmica y universal y lo apruebe. De esta forma, el hombre se eleva al nivel más alto de la naturaleza, que es el propósito de la existencia del universo, incluyendo nuestro mundo.

Al hombre le lleva la tercera parte de su vida madurar. Por tanto el matrimonio, la unificación entre la parte masculina y femenina que lo crearon, debe ser larga y perfecta, con el fin de transmitir al hijo la información esencial acumulada por los padres.

El hombre debe criarse en plenitud. Nace absolutamente vacío e insignificante, a diferencia de los animales que se adaptan al medio ambiente en los primeros días de su vida. El pequeño del hombre requiere de cuidados constantes, educación, protección, afecto, cariño y que se le proporcione una gran cantidad de información para que se vuelva apto para existir en este mundo. Por eso existe la institución del matrimonio; la necesidad de perpetuarla está integrada en nuestra condición. La naturaleza nos inspira amor por los niños, de otra forma no se habrían formado parejas que les den la oportunidad de existir. 

YL: ¿Así pues esta institución no fue creada para mamá y papá (el esposo y su esposa) sino exclusivamente para la reproducción, es decir para los hijos?


¿Cuál es el propósito de la familia?

ML: ¡Fue creada para dar! Para transmitir, difundir y salir de uno mismo.

YL: ¿Quiere decir que el descontento provocado por los problemas familiares, el desamor y la ausencia de placer se origina en el hecho que todo ocurre en contradicción a la cualidad de la dádiva, sin comprender que el matrimonio fue creado para un hijo pero todos buscan sólo su propio placer?

ML: Correcto. Los progenitores de algunas especies animales, ya sea mueren después de dar la vida o se debilitan al preservar la vida de sus crías, alimentarlas y ayudarlas a crecer.

Deberíamos aprender de ellos, porque en nosotros este instinto está ausente. Tratamos de llenar nuestros vacíos con la ayuda de la tecnología. Un gran número de personas trabajan para ayudar a la mujer en el proceso natural del parto, alimentación y desarrollo del infante. Vean la cantidad de artículos que se producen en torno a los pequeños. Sin embargo, esto no cubre el error original que es nuestra actitud hacia toda la cuestión.

En esta época, las personas de los países desarrollados ya no quieren tener hijos. Buscan tan sólo placeres egoístas y la sensación de libertad. Ya no es suficiente contar con una habitación, el individuo quiere tener un apartamento con varias piezas para poder estar separado de todos y de todo. Unir mi vida a otra persona, vivir en la misma casa, traer hijos al mundo, criarlos, pensar en ellos de día y de noche... ¿para qué? ¿Qué placer me puede proporcionar la familia? Esta actitud no es sino el resultado del grave desarrollo del egoísmo en el hombre.

Sólo si descubre el Mundo Superior, su siguiente estado y la meta de la creación, va a poder ver el futuro, lo que le espera si continúa comportándose de esta forma. Esta visión lo hará reflexionar. Al presentir el futuro como si se tratara del presente va a ver lo que viene y por motivos egoístas va a desear cambiar su estilo de vida. Sólo la Cabalá, que nos revela el mundo secreto, puede darle al ser humano la visión que lo va a impulsar a cambiar y a superar su egoísmo.  

MS: ¿Necesita el hombre tener una familia para aprender a cuidar de los demás?

ML: Es este el único motivo de su existencia. Fuimos creados con el deseo de transmitir vida, criar y educar para así ser dadivosos con otros elementos de la naturaleza.

La naturaleza nos dotó con un amor instintivo, animal, para que demos aún en contra de nuestra voluntad, nos acostumbremos a ello y gradualmente vayamos alcanzando otros niveles de dádiva.

YL: ¿Resulta que la Fuerza Suprema creó en el hombre una falsa sensación de amor y atracción hacia alguien, como una carnada, para engendrar y criar a un nuevo ser?

ML: La meta del hombre no es traer al mundo a un pequeño egoísta igual a él y criarlo sin rumbo alguno. Tiene que darse cuenta que el propósito supremo es alcanzar el nivel más grande de la naturaleza, la cualidad de la dádiva y el amor. Es por eso que, tanto el hombre como la mujer, fueron creados necesitándose el uno al otro y a los hijos para percibir, entender, aprender esta cualidad de la naturaleza en el nivel primitivo, en el animal, y elevarlo al nivel humano. Es por esta razón que fuimos creados como elementos masculino y femenino y al formar la unión dar a luz a la siguiente generación. Por esta razón es indispensable la institución del matrimonio.

MS: ¿Por qué entonces no es suficiente aprender a amar a mis hijos y a mi esposa? ¿Por qué debo amar a los demás, a todos estos miles de millones de individuos?

ML: El organismo humano consiste de varios sistemas opuestos, recíprocamente equilibrados: los latidos del corazón, la distensión de los vasos sanguíneos, la contracción compensatoria y demás. Todo reposa en una aparente contradicción, en equilibrio mutuo.

De igual forma, entre las personas existen sistemas para liberarse del egoísmo. Nuestro egoísmo es un sistema de numerosas capas y debe probar que es capaz de dar en muchos niveles, desde el sencillo nivel animal instintivo, hasta las capas más altas. Por lo tanto, se deben utilizar todas las conexiones posibles.  

El cabalista trabaja en un grupo formado por hombres que piensan igual. El nacimiento de un "hijo espiritual" en el grupo constituye una conexión entre ellos, su deseo común de elevarse por encima de ellos mismos. Cuando varias docenas de hombres crean una relación mutua de amor crean la aspiración colectiva de ascender que se llama su creación. Dan a luz refiriéndose a su egoísmo como la parte femenina y su aspiración por la espiritualidad como la parte masculina.

Pero es la siguiente etapa en la interacción entre la parte masculina y femenina de nuestro mundo interior. Esta es la ejecución práctica de los consejos de los cabalistas.  

¿Quién domina en la familia?

MS: ¿Quién debe dominar en la familia?

ML: A lo que nos referimos como el Creador debe dominar, la cualidad de la dádiva, para alcanzar aquello que unimos entre nosotros. Lo principal debería ser lo ideal, la dádiva mutua, un derivado de dos compañeros, la tercera fuerza. Esto debería determinar todas las acciones y relaciones en la familia. El egoísmo desaparece así; fácilmente hacemos concesiones al otro para lograr esta cualidad; empezamos a amarnos y a complacernos interminablemente el uno al otro. Nuestros sentimientos, nuestras relaciones mutuas se expanden y juntos nos elevamos hacía el ideal común.

MS: ¿No es parecido al caso de una persona que sacrifica su vida por su patria, esto es, por un ideal?

ML: La psicología nos explica que eso es tan sólo un deseo egoísta de hacerse valer, de afirmar el "Yo". El amor por la patria, por el partido, no son sino reafirmaciones egoístas del ser. 

YL: ¿Hay obligaciones espirituales de un esposo hacia su esposa y viceversa?

ML: Si hablamos del amor verdadero existirán entonces obligaciones espirituales. Ellas determinan el resto.

Sin embargo, no hay obligaciones y juramentos que sirvan de ayuda. Las personas no pueden restringirse a menos que tengan un ideal común Supremo que los una y que esté por encima de esta vida.

Esto explica el aumento en el número de divorcios en el mundo, ya que la historia es un desarrollo gradual y continuo del egoísmo que actualmente crece de manera hiperbólica y desafía todos los límites.

Las personas de hoy en día no quieren sentirse obligadas. Quieren moverse libremente alrededor del mundo, usan el Internet y el ciberespacio. No necesitan relaciones permanentes. Buscan satisfacer sus deseos momentáneos y no toleran la presión y las restricciones. Esta es la cara del egoísmo el día de hoy.  

Por esta razón, la institución del matrimonio no puede sostenerse mediante reglas morales y mucho menos por la fuerza. Todos comprendemos cuán inútil y sin sentido sería intentarlo.

¡El hombre se ha transformado en los pasados cien años! Le es imposible aceptar la presión de alguien. Puede trabajar sólo por una meta Suprema. En nuestros días, ya no existirá la institución del matrimonio en los niveles material, animado, instintivo de nuestra existencia. Los desarrollos tecnológicos harán posible criar y educar niños artificialmente, como en una película de horror. Será posible pagar a las personas por encontrarse y concebir un bebé. Este es el futuro de la humanidad. Cada mujer va a procrear a cambio de un pago o a cambio de alguna retribución especial. De otra forma no querrá engendrar.

En este caso, el hombre va a tener que cumplir con la ley de la naturaleza, la ley espiritual, por encima de nuestro nivel animal.

MS: ¿Puede una lesbiana convertirse en el esposo espiritual de otra mujer?

ML: No, porque de acuerdo a su raíz espiritual es una mujer y las desviaciones sólo existen al nivel hormonal primario.

El esposo y la esposa espirituales son una noción totalmente distinta. Una pareja espiritual es un espíritu, un maestro, un nivel superior con respecto a mí. Esto no tiene relación alguna con la orientación sexual.

Llegar a ser una pareja espiritual para que la intimidad física se convierta en espiritual es el ideal de los esposos. Esta es una meta a la que lleva la Cabalá.

MS: ¿Pueden nacer bebés cabalistas y familias cabalistas?

ML: No, no se transmite como la herencia de disposiciones naturales, sino depende únicamente de la raíz del alma y sus cualidades. La raíz del alma no está conectada al cuerpo. Existe en otro mundo.

Mi consejo es no pasar por alto las circunstancias terrenales, no intenten cambiarlas, mejorarlas, enmendarlas. Deténganse y recurran a la Cabalá. En poco tiempo, les va a quedar claro lo que tenemos que hacer en esta vida. Todo lo que emprendan sin apegarse a este método, sencillamente va a acrecentar los errores.

Sobre los preceptos bíblicos

MS: Está escrito en la Biblia: "No cometerás adulterio." ¿Qué es lo que significa?

ML: La Biblia habla únicamente de procesos espirituales.

YL: "No cometerás adulterio." ¿Se refiere a tu hermano, amigo, vecino? ¿Está permitido desear la esposa de un completo extraño?


ML: La Cabalá no trata de los problemas corporales del ser humano. Habla del nivel Supremo en donde hay fuerzas que nos controlan. Sólo ascendiendo ahí, el ser humano puede hacer algo. Antes, no podemos decidir lo que deseamos o no.

No le puedo decir a una persona, "No lo desees." "Sí, lo deseo. ¿Qué puedo hacer? Haz algo para que no lo desee más." "Dejar de desear", significa ir a la raíz misma, al nivel en donde podrá corregirse y "parar al deseo".

Ordenar a una persona que "deje de desear" es como pedirle a un gato que "deje de desear" cazar al ratón. ¡Es imposible, porque va en contra de su naturaleza! Llega un deseo desde Arriba y se manifiesta en el hombre. Un minuto después, voy a tener otro deseo. Puedo reprimirlo bajo la amenaza de un castigo, pero no voy a dejar de desear. Dejar de desear quiere decir corregirse. La corrección significa llegar al nivel de dádiva, tomar consciencia de las fuerzas que nos controlan. Sin el conocimiento de la Cabalá, no hay nada que hacer.

La Biblia (la Tora) sólo nos instruye acerca de lo que debemos lograr y corregir. Los profetas de la antigüedad no nos piden actuar en el nivel terreno. Ellos comprendían perfectamente que no hay nada que hacer en el plano terrenal. Nuestro mundo es la creación del mundo Superior.

A través de nuestra experiencia de vida nos percatamos que no podemos hacer nada por nuestros propios medios. Puedes hacer un juramento diario y después olvidarlo en un instante, debido a que actuamos según nuestras cualidades que sólo pueden transformarse desde arriba.

YL: La gente interpreta las frases y las instrucciones del Antiguo Testamento literalmente.

ML: El Antiguo Testamento habla sólo del camino del ser humano que asciende al nivel de las raíces espirituales, desde la materia hasta las fuerzas que lo controlan. Cuando percibe y siente estas fuerzas, pasa por una metamorfosis que se llama "corrección"; esto está escrito en el Antiguo Testamento. De ahí la palabra "Testamento", una tarea que se le hereda al hombre para que la cumpla. Sin embargo, sólo es factible si se siguen los consejos de los cabalistas. Sus escritos los basaron en su percepción del Mundo Superior. Por esto, al libro se le llama "Las Sagradas Escrituras" ya que nos lo dieron desde Arriba y es así como debe interpretarse. Tenemos que subir al nivel de la Biblia y de sus autores. Esto es lo que nos piden hacer.

¿Los autores del Antiguo Testamento nos dicen qué hacer para que nuestra vida humana en este mundo sea más cómoda? ¿Cómo llegar a una edad avanzada y "tener buena suerte"? Nos piden elevarnos al nivel orgánico, armonioso integral de interacción y el amor. Eso es lo que el Antiguo Testamento nos llama a realizar. La ley más importante es "Ama a tu prójimo como a ti mismo". Espero que logremos cumplir esta máxima.  
 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

semester

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On