Kabbalah.info - Kabbalah Education and Research Institute

El hábito se convierte en una segunda naturaleza

El hábito se convierte en una segunda naturaleza

Cuando la persona se acostumbra a sí misma a realizar algo por hábito, entonces aquello se convierte en una segunda naturaleza para ella. Por lo tanto, no hay nada de su realidad que no pueda sentir. Esto significa que, a pesar de que la persona no tiene una sensación del objeto, de todas maneras es por medio de esa costumbre que ella llega a sentirlo.

Hay que saber que existe una diferencia entre el Creador y los creados en lo que concierne a la sensación. Donde los creados tienen el aspecto del que siente y de lo sentido, así como el aspecto del que alcanza y lo alcanzado. Es decir, que tenemos el aspecto del sentido común con esta realidad.

En tanto que una realidad sin sentir es solamente el Creador en Sí mismo. Ya que a Él, “no hay pensamiento que lo perciba en lo absoluto”. Lo cual no es así con una persona: Puesto que toda su existencia es solamente por medio de la sensación de la realidad, e incluso la autenticidad de la realidad es evaluada sólo con respecto al  que siente la realidad. 

En otras palabras, el que percibe algo de lo cual siente gusto, es lo que para él se considera verdad; es decir, si una persona prueba un sabor amargo en la realidad, significa que se siente a sí misma en algún estado en el cual ella se encuentra, ya que siente lo malo y angustioso de los sufrimientos en aquél estado. En esta circunstancia la persona es llamada un Rashá (malvado), porque ella Marshía (condena) al Creador; ya que el Creador es llamado “El bueno que hace el bien”, por el hecho de que Él otorga solamente el bien al mundo. Y de acuerdo a la sensación de la persona, siente que ha recibido lo contrario del Creador, lo que significa que el estado en el que ella se encuentra es malo.

Y de lo dicho hay que entender lo que está escrito en (Berajot pág. 61): “El mundo no fue construido sino para los justos completos o para los malvados completos”. El significado de esto es tal como ya se dijo antes: Que, o bien la persona prueba y siente un buen sabor en el mundo, de tal manera que justifica al Creador diciendo que Él otorga solamente el bien al mundo, ó que ella siente y prueba un sabor amargo en el mundo, siendo entonces un Rashá, puesto que ella condena al Creador. 

Resulta entonces que todo está medido de acuerdo a la sensación de cada persona. Lo cual no es así con respecto al Creador a quien no corresponden aquellas sensaciones, tal como está escrito en el poema “La Unificación”: “Como ella siempre serás, escasez y exceso en ti no habrá”.  Por eso, todos los mundos y todos los cambios son solamente con relación a los receptores, según lo que cada uno alcanza. 

 

Biblioteca

Nuevo Curso Virtual

¿HAY SOLUCIÓN PARA EL ANTISEMITISMO?

Canal de Cabalá

The Books

Cabala_para_no_inciados-S-1
Cabalá para No Iniciados
Adquirir

Rescate_De_La_Crisis_Mundial-S-1
Rescate de La Crisis Mundial
Adquirir

Share On