kabbalah.info homepage
 

Serie: Revelando los Mundos Superiores
La Sabiduría de la Cabalá. Plática I

El sentido de la vida
Rav Dr. Michael Laitman
Charla (17-07-2005)

Esta charla es la primera de una serie de clases acerca de la Sabiduría de la Cabalá. Entonces, ¿por dónde comenzamos? Empecemos con el estado del hombre.

En el transcurso de los miles de años de su desarrollo, ciertas preguntas han intrigado al hombre. Estas son preguntas acerca del significado de la vida. Tal como sabemos, aún a personas siglos atrás le preocupaba estas preguntas de la misma manera en que esto ocurre a cada uno de nosotros hoy en día.

Esta pregunta acerca del significado de la vida es la más difícil, la cual surge en la persona durante su infancia. Probablemente nos recordemos a nosotros mismos cuando teníamos seis, ocho, diez o doce, cuando nos preguntábamos por primera vez: ¿Por qué se vive?, ¿para qué se vive? Esas preguntas no despiertan en la persona por casualidad. Después de todo, esta pregunta es sobre la existencia de uno, y es originalmente inherente a la persona.

Si la persona recibió educación de forma correcta una establecida dentro de la sociedad que se percata del por qué se vive, cómo vivir, qué meta se requiere que alcancemos, si en realidad existe una meta para nuestra vida, y si la existencia de la humanidad tiene una meta definida- entonces la persona recibiría esta pregunta durante su juventud, y posiblemente crecería de manera totalmente opuesta en comparación a lo que vemos en nuestro mundo.

De cualquier manera, habiendo fallado en encontrar una respuesta, nos avergonzamos incluso de realizar la pregunta. Observamos a los adultos y la manera en que viven, y continuamos arrastrando nuestras vidas con dificultad. Nos olvidamos de la pregunta suprimiéndola, debido a que no encontramos la respuesta.

Hoy en día, toda la humanidad se está haciendo la misma interrogante, la cual se está expresando más intensamente por problemas con la ecología, las drogas, crisis en la familia, en la educación, en síntesis, en todos lados. 

Igual que antaño, la humanidad no sabe la respuesta y prefiere olvidarse de eso. Publicidad, televisión, radio, y todo tipo de cosas existen para que evitemos pensar en esta pregunta. Incluso prominentes activistas, cuyos trabajos los obliga a pensar en el futuro de la humanidad, y acerca de la amenaza de la extinción presente en el mundo, son incapaces de planear o pensar. Después de todo, no saben cómo arreglar las cosas, desconocen el secreto de la vida, y tampoco están concientes de la razón por la cual viven.

Esta pregunta aparentemente ingenua: ¿Para qué vivimos? está tácitamente presente en todas las acciones del hombre, y constantemente permanece a lo largo de nuestra vida exigiendo una respuesta. Podemos decir que todo lo que el hombre logra en su vida, y todo lo que intenta hacer es, ya sea hacerse esta pregunta para revelarla y posiblemente encontrar una respuesta a ella; o callarla, con el fin de evitar pensar acerca de eso, apartándose, como si no existiera.

Así, parece que no existiera, es mejor estar desconectado de ella, por lo que esto quiere decir ya sea positivo o en negativo, siempre nos referimos a ella, ya sea que lo hagamos de una forma positiva o negativa, todos expresamos nuestra relación con la pregunta:¿Para qué vivimos? Los cabalistas formularon esta pregunta de una forma algo diferente: ¿Cuál es el significado de nuestra vida? Algunas personas son capaces de huir de eso, otras no. En este caso, ¿quién tiene más suerte? Depende de la sociedad y de la formación de acuerdo a la cual actúa la persona. Básicamente, la aspiración y la relación hacia esa pregunta está determinada por el estado interno del alma de la persona, y por la presencia o ausencia de lo que la Cabalá llama un punto en el corazón (Nekuda She BaLev) dentro del alma de una persona.

De acuerdo a ello, la gente se subdivide en aquellos que son incapaces de escapar a esta pregunta, y aquellos que encuentran un escondite en diversos tipos de actividades. La relación a la pregunta acerca del significado de la vida subdivide a las personas en las siguientes categorías (la cual depende de dónde la persona encuentra este significado): en dinero, placeres corporales, posición, poder, ciencia o educación. Sin embargo, en cualquier caso, todos están edificados con base a la misma pregunta: ¿Cuál es el significado de mi vida?

Como dije antes, de una manera u otra cada uno es capaz de suprimir esta pregunta durante la infancia. Sin embargo, después de transcurrido un tiempo, de repente regresa, una y otra vez. Algunas veces eso ocurre durante tiempos especialmente difíciles en la vida. Luego preguntamos: "¿Por qué sufrimos?" De esta manera, a través del sufrimiento de nuevo llegamos a la misma pregunta acerca del significado de la vida.

Un niño pequeño no sufre. Esta pregunta despierta en un niño de manera natural. Un adulto que carga el peso de una familia, hijos, trabajo, deudas, presión de la sociedad, publicidad, responsabilidades hacia la sociedad (o siendo igual que todos), esta persona trata de evitar sumergirse en sus preguntas. La sociedad lo obliga a ocupar cierta posición; en el papel de padre de familia, como trabajador, como amigo y como ciudadano... Una persona no tiene tiempo libre para esta pregunta.

Somos nosotros mismos los que hemos organizado nuestra vida de tal forma, a fin de "huir" de esta pregunta. Sin embargo, cuando los momentos difíciles llegan, de cualquier manera la persona pregunta:¿Por qué sufro? Esta es la misma pregunta que: ¿para qué vivo?, excepto que una persona lo pregunta a partir de un estado en el que se siente mal. En este caso también una persona ya sea que trata de "huir" de esta pregunta o trata de recurrir a una serie de metodologías que proporcionan tranquilidad, quizá recurren a doctores... Es sabido que la enfermedad más diseminada en el mundo  hoy en día es la depresión.

Los jóvenes hoy en día han sido atrapados por una hola de drogas. Por qué alguien necesita utilizar drogas a esta edad y desconectarse de la vida? Después de todo, tiene todo un porvenir frente a él: aventuras, disfrutar de los amores corporales. El mundo entero está a sus pies, se le han preparado tantas cosas: juegos, posibilidades, oportunidades. !Pero no!

Hay millones que están dispuestos a desconectarse de la vida y no por la crisis material.

Los suizos ocupan el segundo lugar en suicidios. No todos tienen éxito en deshacerse de sus vida: sólo uno de cada cuatro logra suicidarse, sino ocuparían el primer lugar en el mundo. No podemos decir que Suiza es una de las naciones que ha fracasado en lograr suficiente desarrollo, y que no permite al hombre perfeccionarse a sí mismo, y que no le da oportunidades de realizarse. Sin embargo, las drogas y los suicidos están ocurriendo en la población joven de la sociedad.

Esto significa que nos encontramos ante un fenómeno en el que una persona quiere salir de la vida incluso antes de que se le haya revelado. Una y otra vez, esto respalda el hecho de que la pregunta: "¿Para qué vivimos?", que despierta en nosotros aproximadamente a los seis años, debe ser resuelta comenzando a esta edad y más tarde. De lo contrario, la generación joven caerá en las drogas y en el suicidio.

No es coincidencia que, al contestar la pregunta, "¿a qué edad uno puede estudiar la Cabalá?" Rav Kook dijo: "Debe comenzar a estudiar cuando quiera". Agra (el Gaón de Vilna) dijo: "Comenzando a los seis años de edad". Después de todo, él mismo era ya un sabio a los nueve años con respecto a las partes ocultas y reveladas de la Torá. A los once años, comenzó a escribir libros acerca de la Cabalá. Sin duda, estas eras personas especiales. Sin embargo, de cualquier manera, esto significa que un niño es capaz de hacerse estas preguntas y de encontrar la respuesta a la pregunta principal de la vida.

Cuando observamos  lo que ocurre en el mundo, descubrimos que en el transcurso de varios siglos, la humanidad se desarrolla y pasa de pequeños deseos a unos mayores. Miles de años atrás la gente no sentía un anhelo por las mismas cosas que desea en nuestros días; se sentían satisfechos con cosas insignificantes. Sin embargo, en la actualidad quieren más y más, hasta que finalmente alcancen el estado en el que ya no deseen nada y quieran desconectarse, debido a que este desarrollo no les ha traído nada.

Todos sabemos acerca de la crisis en la familia y la crisis en la formación. Después de todo, no tenemos idea de cómo criar a la creciente nueva generación. Si no tenemos la respuesta a la pregunta -¿Para qué vivimos?- ¿cómo, entonces, seremos capaces de criarlos (o educarlos)?

Cientos de años atrás, incluso cincuenta o cien años atrás, criábamos a los hijos enseñándoles cómo establecerse en la vida. En esencia, les enseñamos cómo "huir" de la pregunta acerca del significado de la vida. Esto constituye toda nuestra formación. En general, toda nuestra cultura y todo lo que hacemos en la vida depende de nuestra relación con esta pregunta.

Hoy en día, ya no podemos hacerlo. ¿Por qué? Al fin de cuentas, no tenemos ninguna respuesta para ellos, por lo que ocurre esta crisis en la formación. Si la pregunta "¿Por qué vivo?" surge en ellos, entonces no tenemos una respuesta directa a eso. Entonces, ¿Qué enseñan las escuelas? Programas temporales reemplazan uno a otro anualmente. Todos están felices, pero los problemas no se han solucionado.

Existe una crisis en la familia: la cantidad de divorcios constantemente crece. En el pasado, una persona cuidaba de su familia, y su tradición pasó de padre a hijo y de madre a hija. Un hijo sabía que si su padre era un herrero, él también sería un herrero. El legado familiar era traspasado de padre a hijo y de generación en generación. La preservación de los lazos familiares fue la base de la existencia. Sabemos acerca de esto por la historia, y en novelas antiguas leemos acerca de cómo el árbol genealógico estaba compuesto.

Actualmente, sin embargo, la comprensión mutua está ausente no sólo dentro del núcleo familiar, sino también entre esposo y esposa. Recientemente, observamos el fenómeno que la gente está comenzando a ni siquiera importarle los hijos. La gente piensa: De alguna manera nos estamos arreglándonos, y ellos también se las van a arreglar solos de alguna manera. Todo el mundo está abierto, dejémoslos a ellos tratar de alcanzar todo por sí mismos".

Y realmente, los hijos se están separando de sus padres a una edad cada vez más temprana, y ambos lados se sienten cómodos con esto, como si un lado no tuviera obligación sobre el otro.

De igual forma, la sociedad está construyendo un sistema de apoyo para las personas de edad avanzada. Todo el mundo pertenece a la gente joven, la cual recibe libertad desde temprana edad.

Todos estos fenómenos apuntan hacia dos aspectos: El "ego", o el deseo de la persona de recibir continúa incrementándose. Sin embargo, por sí mismo éste no encuentra la respuesta ¿Para qué y por qué se desarrolla?

Observamos cómo la crisis se dispersa hacia todas las actividades del hombre en este mundo. Digamos que cien años atrás los trabajadores de la cultura fueron grandemente honrados. Buenos músicos y artistas eran muy respetados. Reyes y jefes de gobierno les dieron honores y organizaron recepciones en su nombre. Pero hoy, ¿a quién le importan? Es así porque nuestro deseo de recibir, o de sentir placer al satisfacernos nosotros mismos es mucho más fuerte que un cuadro bonito y de música bella; nuestro deseo es mucho más fuerte que cualquier satisfacción que estas cosas puedan brindar. Ya no los respetamos en la misma medida que antes. Hablo de la humanidad en general.

Además, también hay personas que hacen justo lo contrario. Dicen que oponernos a nuestro "ego" está destruyendo todo (como nuestras familias e hijos, llevándolos a las drogas y empujando a las naciones a la aniquilación masiva), que debemos preocuparnos por relajarnos. Dicen que debemos usar metodologías que supriman nuestros deseos egoístas y que nos calmen de diversas maneras, como la meditación trascendental o la meditación regular. Hay personas que tienen mucho éxito al hacerlo.

La moda es pasajera. Posiblemente la industria de la cultura hindú pronto será reemplazada por la china. De cualquier manera, el hombre busca la paz. Sin embargo, cuando no hay salida, y es imposible resolver la pregunta "¿por qué vivo?", entonces, de alguna manera me relajo, pero lo hago sin sufrir. Pero, si mi pequeño deseo exige una respuesta a esta pregunta "¿para qué vivo?-, entonces, encontraré la manera de vivir más modestamente, o de alguna forma llegaré al punto en que me sienta cómodo.

Nada se puede hacer nada sobre esto; me voy a reducir de esta forma y seré como un niño. Gracias a Dios, tengo salud y algo más, y me satisfaré con esto.

En el pasado, en el transcurso de miles de años, pensamos que el hombre era bueno y que era la corona de la naturaleza o el pináculo de toda la evolución. El hombre tiene mente y es capaz de cambiar la naturaleza. Es la justificación de todo lo que existe debido a que toma lo que se le ha brindado, trabaja con eso y lo usa de la manera correcta. Revela las leyes de la naturaleza y las usa para desarrollar la sociedad. A través de los siglos, ha existido la seguridad que la humanidad alcanzaría prosperidad y que aprendería cómo usar sus deseos correctamente, a pesar de toda su esencia negativa.

La ciencia y la cultura, la educación y la medicina, y todas las actividades del hombre sobre la Tierra; todo debía llevar al hombre a un estado en el que sería capaz de derivar placer de sus frutos. Por miles de años la humanidad ha realizado esfuerzos en aras del progreso, y de repente, descubre que el fruto está podrido, amargo. El progreso, que a fin de cuentas tiene como finalidad el placer y la satisfacción, por el contrario, trae muerte, abismo y oscuridad.

Estamos destruyendo la naturaleza. Tales catástrofes naturales están ocurriendo y no sabemos qué pasará en un mes. No estamos hablando de huracanes y tsunamis, sino de la aniquilación de la humanidad por medio de cataclismos naturales. Ya sea debido al enfriamiento o al calentamiento –es incierto exactamente cómo- pero los científicos están pronosticando eventos naturales horribles y estremecedores para el futuro. El problema no es lo que pueda pasar en algún momento en el futuro distante. Al final de cuentas, es incuestionable que la existencia del ser humano en la Tierra de alguna manera llegará a su fin, debido a que todo evoluciona. Sin embargo, estamos hablando acerca de unos cuantos años o incluso meses; nadie sabe lo que va a pasar y cuándo.

Los cambios que está experimentando la Corriente del Golfo puede llevar a un congelamiento de todo Europa, y las erupciones volcánicas que se espera tomen lugar principalmente dentro de los océanos pueden conducir a consecuencias mucho más destructivas que si ocurrieran en algún lugar de África o los Himalayas, debido a que lo que sucede en el océano amenazará con alterar el centro de la Tierra. 

En  conclusión, nos encontramos en estados en los que nunca estuvimos. Se hace cada vez más y más claro que todo el mundo es una pequeña aldea, y que influenciamos uno a otro, no sólo por el hecho que hemos llegado a una economía universal o a un terror global; sino que realmente dependemos uno del otro en toda nuestra producción, en la distribución de las actividades, en la adquisición de petróleo, energía, y más.

Esta conexión es tan crucialmente integral que cualquier cambio en el cualquier punto en el mundo inmediatamente causa un gran impacto a través de todo el mundo. ¿Cómo podemos protegernos de todos estos pequeños impactos, con el fin de evitar causar una reacción universal? Esto no nos queda claro. Además, no sabemos qué ejerce influencia y en qué, y de acuerdo a qué fórmula todos en el mundo estamos conectados entre sí. Sin emabrgo, el hecho que todos estamos conectados es obvio.

También hemos llegado a la revelación – y no desde el punto de vista de la naturaleza, cuando una cosa es parte de otra- que si un bosque es consumido en algún lado, otro cataclismo de repente ocurre en otro lugar, tales como: huracanes, enfriamiento o calentamiento. No experimentamos esto antes, pese a que también existía antes en alguna medida. Sin embargo, ahora que hemos atado a toda la humanidad en un solo nudo por medio del desarrollo económico, el petróleo y los bienes de consumo, cada pequeña cosa incluye en todos. El declive económico de un gobierno es suficiente para que todos sientan una diferencia, debido a que todos dependen de la provisión de cada país.

Nos estamos convirtiendo en un sólo organismo viviente que vive y cubre todo el planeta. Este cuadro se hace más obvio y duro cada día, y este organismo depende de todas sus partes.

¿Qué hay acerca del terror mundial? La gente dice que esto no es simplemente una cosa pasajera, que de alguna manera pueda ser controlada o al menos disminuida en algún grado. En esencia, este fenómeno es el motín del hombre con respecto a la misma pregunta: "¿Para qué vivimos?" La gente que no sabe la respuesta establece algunas metas para sí mismos (por ahora), y están seguros en su interior que el logro de estas metas responderán a la pregunta acerca del significado de sus vidas.

Por lo tanto, están dispuestos a suicidarse, a vivir en condiciones difíciles y a dedicar todas sus vidas a alcanzar alguna meta, porque hay colocado esta meta como la respuesta a la pregunta: "¿Para qué vivo?". Sin embargo, está claro que esta pregunta no es una salida, y si encontraran la respuesta correcta, entonces, sin lugar a dudas, la ola de terror disminuirá. De otra manera, no se calmará. 

Vemos que durante todas las etapas del desarrollo del hombre ha habido personas que se han hecho la misma pregunta acerca del significado de la existencia, tales como pensadores y antiguos filósofos. En esencia, las religiones también han surgido a fin de responder esta pregunta de alguna manera. Todos los fundadores de las religiones se hicieron la pregunta, ¿para que vivimos?, y cada religión intenta contestar esto. Sin embargo, el grado en el que esto falla es claro.

Independientemente de cualquier nivel del desarrollo que alcanzamos, y a pesar de nuestros accesorios y de la cultura moderna, de todas formas queremos presentarnos como seres que pertenecen a cierta religión, o como personas que creen en una Fuerza Superior. Sin embargo, esto está más relacionado con la cultura que con la religión. Es como un club y no más que eso. Después de todo, si el hombre sintiera que podría recibir la respuesta con la ayuda de la religión, entonces actuaría de manera diferente y organizaría su vida de forma distinta.   

Sin embargo, basándonos en el hecho que su comportamiento es cruel: crisis en la familia, drogas, crisis en la formación -y esto es el resultado de lo que está pasando en la religión- llegamos a la conclusión que las religiones hoy en día son capaces de influenciar al hombre. El hombre no es más una religión; la religión es simplemente una parte de la cultura de la humanidad.

Y el golpe más reciente que se agrega a las desilusiones de las personas con respecto a la existencia en la Tierra por miles de años es el golpe de la ciencia. La humanidad siempre ha tenido confianza en la ciencia. La ciencia no es algo que pertenece al hombre sino al mundo, ya que mientras más podamos conocerla, podremos utilizarla en una manera mejor para nuestro bien. La ciencia en el pasado pertenecía solo a gente especial, a sociedades cerradas, donde todos los descubrimientos de la ciencia quedaban en secretos y había descubrimientos grandes: los espejos, los explosivos, el papel y toda clase de cosas.

En general los principios de las matemáticas y de la medicina eran ciencias muy preciadas para la humanidad, y por miles de años se era cuidadoso con ella. Siempre había confrontaciones, entre la religión y la ciencia, ya que a pesar de todo no se podía arreglar la una con la otra.

Siempre habíamos pensado que por medio de la ciencia íbamos a poder llegar al bien.  Escribe Baal Ha Sulam  “pero desde el momento que los científicos empezaron a vender la ciencia por dinero”, es decir cada uno recibió como alumno a cada uno, entonces ellos con esto abrieron las puertas para todos, y de esta manera la ciencia salió para la calle y cada uno empezó a utilizarla para adquirir dinero, otros para adquirir bienes, para afectos, otros para control, honor , guerra y toda clase de cosas, entonces la ciencia no viene para ayudar al hombre, sino para ganar.

Ciertamente esta pregunta ¿La ciencia puede ayudar a la persona en la vida? Podemos decir si, pero en la Biología desarrollamos toxinas, venenos en la medicina. Nosotros podemos ver que mientras más sabemos acerca de la persona, nos alejamos más y más de estar sanos. Inclusive el desarrollo científico nos demuestra que no nos estamos desarrollando por medio de la ciencia para mejorar la vida, lo que es un golpe, pero en realidad, es un golpe de todos los golpes de que la humanidad esta viendo que, de  las ocupaciones de la ciencia en la Tierra, estamos llegando al fin de la ciencia porque nosotros, en los últimos cincuenta años podemos ver que, cada vez hay más desarrollo de ella; pero por el contrario, lo que se suponía hasta ahora que nos ocuparíamos más y más por mejorar la Tierra, sucede que cuanto más nos ocupamos con cosas que sabemos, revelamos en la interioridad cuánto no sabemos.

Por ejemplo, estamos descubriendo el universo y descubrimos que no sabemos más que dos o tres por ciento de lo que está hecho, de esas masas grandes de los gases, de todas esas sustancias, pero aparte de eso, hay una energía que no entendemos, existe un material que no podemos alcanzar que está oculto, una serie de cosas. Cada vez más descubrimos que nos falta de orientación en este mundo.

Cuando se llega especialmente a la física quántica descubrimos cómo nuestra percepción de la realidad es muy limitada, hasta que finalmente empezamos a descubrir que nuestra percepción es solamente dentro de nuestros cinco sentidos, que todos los instrumentos están construidos de tal manera que no podemos descubrir algo que está afuera de una manera objetiva. Tampoco podemos ver la realidad sino sólo lo que se nos revela a nuestros sentidos. Sólo de una manera subjetiva es lo que podemos percibir y también lo que nos parece que no podemos percibir, eso también en realidad se revela en los sentidos y en los instrumentos subjetivos internos nuestros. Todo eso también lleva a la humanidad a sentirse más impotente, vacía y desesperada de la realidad que hoy en día existe en el mundo.

En el pasado podíamos tener un plan, un programa de gobierno, para una nación que se desarrolla, cada país tenía un plan para cincuenta, veinte, diez, cinco y un año. Así se hacían los planes y programas, porque de otra manera no se puede ir hacia adelante y progresar; digamos que necesitas en tantos años tal y cual energía, tienes que empezar a construir centrales eléctricas para que dentro de diez años, puedas activarlas y así  proyectas lo que necesitas dentro de treinta años. Quieres tener científicos, tienes que abrir lugares para prepararlos. Sabemos el tiempo que requiere preparar un científico, toma más de treinta años, etc.

Hoy no existe esto, porque hoy en día la persona que termina la universidad tiene que completar otros estudios y después debe seguir cada vez más perfeccionando su profesión, porque la preparación para su profesión no termina, todo el tiempo se desarrolla, todo el tiempo tiene que trabajar mejorándose así mismo. Antes, en el pasado uno terminaba la universidad veinte, treinta años; uno trabajaba con la misma instrucción que recibió de la Universidad y eso era suficiente, o a lo mejor leía novedades una vez cada dos años, no necesitaba más.

Hoy en día es muy distinto, por ejemplo, las computadoras toda la gente dice que por más que trabaja  en ellas, tiene que aprender y estudiar todo el tiempo y sin eso es imposible.

Se puede decir que estas cosas  traen a la persona a sentirse impotente y los países, como les dije antes, hacían planes para cincuenta años adelante ya que sin esto era imposible que se desarrollara. Hoy en día no se puede hacer nada, apenas se puede implantar un plan para unos pocos años adelante y  aún esto también cambia, vamos a un estado de falta total de control en nuestro mundo y en nuestra vida, precisamente cuando pensábamos que tendríamos un control absoluto sobre la vida en el mundo, sobre lo que íbamos  a ser.

Así que el sentido de esa pregunta ¿para qué vivo? No es una pregunta de una persona, sino que una pregunta de toda la humanidad que llega reiteradamente de vuelta a una persona. Uno se siente entre todos y dice, "bueno a lo mejor es un infortunio de los ajenos, es la mitad del consuelo, como todos, a mí también me pasan cosas. ¡Que vamos hacer entonces, las seguimos cargando!?".

Pero también, por otra parte, de todos modos esa desesperación general que existe en el mundo, la incapacidad que existe, nos tiene que traer a enfrentar esa pregunta eterna y parece que vamos a poder descubrir la respuesta.

¿Cómo y dónde podemos del todo recibir esa respuesta? Si es que existe. A lo mejor la persona vive, muere y no hay nada aquí como respuesta para su vida, se vive porque se vive.

La respuesta debe ser precisamente  compuesta de esas dos condiciones: por un lado, desilusionado porque no tenemos la respuesta , nosotros debemos encontrarla descubrirla, y por otro lado, por todos los asuntos que tenemos en este mundo precisamente por ellos y con su ayuda hemos llegado a un estado que podemos entender un poco a la naturaleza y podemos ver un poco que de toda ella realmente el que se desarrolla es el hombre, el ser humano; y si él se desarrolla, por medio de las investigaciones de la naturaleza -entendiendo que esta se desarrolla por un causa, esa causa-, esa razón también está incluída en esa meta final que existe ya en la razón principal desde un principio y  por ello se desarrolló.  Eso quiere decir en realidad que el desarrollo que tenemos hoy, lo que nos dice la física cuántica acerca de nuestros genes, nos indica que la naturaleza nos proporciona nuestro desarrollo con un propósito.

Lo que nos entrega la naturaleza  es que nos informa lo referente a la Creación y lo trae en una evolución gradual hacia el estado deseado, como vemos por ejemplo en una manzana cuán amarga, dura y fea es durante su tiempo de desarrollo y que sólo es buena comérsela cuando está madura. Así es cada criatura y cada célula que se desarrolla, porque antes que exista el principio del desarrollo, hay designio, un plan dentro de la célula; dentro del objeto que se está desarrollando existe la imagen final, el estado final en potencia al cual debe llegar, y por eso investigamos y podemos ver  la naturaleza y por eso es que si descubrimos a la naturaleza correctamente ahí también existe la respuesta para nuestro desarrollo.

Si nosotros nos desarrollamos de estados tan amargos como esa manzana y puede que al final va a ser el estado contrario a la madurez al estado al cual podemos llegar, la única pregunta es si nosotros nos desarrollamos de una manera obligatoria, si la naturaleza nos obliga de repente.

La humanidad tiene deseo de desarrollar la ciencia, la educación, la cultura, a otros control, riquezas, poder, tener impulsos, y así nos desarrollamos durante miles de años ¿o qué?, ¿hay aquí alguna participación personal privada en todo este proceso?; es decir, la cuestión es !siéntate, no hagas nada porque al final se te va a revelar?, o puede ser que si no vamos a participar, descubrir o revelar, puede ser que suframos mucho por los estados por los cuales vamos a pasar y esos estados nos van a traer al final del desarrollo bueno en el cual vamos a ver que al final encontramos algo positivo o que este desarrollo en la última fase demanda de todas maneras de la participación del humano. Porque el hombre que se ha desarrollado en su mente y sus emociones para ser el grande, libre para entender la realidad, no es que la naturaleza nos haya traído tales instrumentos grandes para desarrollarnos, más parece que debemos participar en una forma cognitiva consciente real; de todo esto vamos a tener que tratar y hablar de eso.

Ciertamente por la ciencia podemos ver que en cada célula hay un desarrollo gradual de causa y efecto, y no puede ser que haya un estado siguiente sin que haya uno primero (comienza a hacer un gráfico) Hay un estado uno y un estado dos que no se puede desarrollar así no más. La célula, la persona, o cualquier objeto que está en estado de desarrollo tiene que descubrirlo en su estado uno, ya sea que no lo ha realizado o que no le va bien, tiene que llegar al estado número dos, y ese deseo que lo quiere hacer llegar al estado número dos le hace saltar a un estado más grande y así lo hace desarrollar de un estado a otro estado más alto; es decir, el desarrollo es gradual en causa y efecto, y es en eso que se revela que el estado actual es malo y el que sigue es mejor.

Así también nos desarrollamos las personas, como humanidad sobre la Tierra, y cada vez que nos desarrollamos, vemos que esto es muy bueno pero puede ser mejor, así venimos cambiando la sociedad, la relaciones entre nosotros, las relaciones sociales mundiales, y empezamos a meter nuevas cosas en nuestra vida, que es el resultado del desarrollo de las enseñanzas, de la ciencia, de la cultura; es decir, la persona empieza a actuar en forma gradual de acuerdo a las ausencias que descubre. Que vale la pena que estoy cansado de mis muebles, los cambio; es decir, que mi estado actual no es bueno y hay un estado mejor, digamos que de esta forma hay desarrollo; es decir, en una forma gradual este estado mejora.

Entonces, cuando vemos ese desarrollo cómo va pasando sobre nosotros y cómo pasa por las células vivas, quedamos solamente con la pregunta ¿de todas las leyes de la  naturaleza del inanimado, vegetativo, el animado, a todos yo los puedo investigar, los puedo entender hasta cuanto es posible; pero de todas maneras, solamente el nivel del hablante, nivel del ser humano, no su cuerpo, sino que su psicología, su forma de pensar, sus propósitos, todas esas cosas que son más altas en la parte de su exterior, allí no sabemos, no entendemos y no tenemos ninguna posibilidad de abrir y de alcanzar.

Aquí hay una pregunta ¿es que realmente no podemos ver eso porque estamos en ese nivel ya sea inanimado, vegetativo, o hablante? Cuando yo en el nivel del hablante investigo la naturaleza en sus distintos niveles yo los veo desde arriba de mi mente, de mi percepción, de mis sentimientos de mi entendimiento en una ciencia que yo me desarrolle en el nivel del hablante, pero en otras formas más bajas que yo de la naturaleza las puedo investigar y entenderlas y controlarlas. Puedo insertarlas en alguna investigación, darles algunas influencias porque todo lo que aprendo es como la caja negra, porque antes de eso, al principio no sé lo que es, doy una influencia, recibo una respuesta y después de muchas influencias y muchas  reacciones ya tengo de acuerdo a eso una fórmula, que es probablemente ese objeto que estoy estudiando, así es cuando yo me refiero de tal manera al inanimado, vegetativo, animado, entonces lo puedo entender; es decir, yo puedo al final entender  cuál es  su propósito hasta que todo me sea claro, yo lo entiendo aunque no puedo investigarme a mí mismo, a mi hablante, no los otros niveles que existen sino que mi nivel de hablante.

Aquí surge otra pregunta ¿es que esto se me negó a mí? Entonces, no hay propósito en la naturaleza, porque todo se desarrolla del inanimado, vegetativo, animado, sino aún más que eso?, ¿o hay algún resultado? En este momento no veo la razón, no veo el propósito, no veo la causa, no veo el para qué, incluso de la ausencia de causa.

Parece que para investigar el hablante tenemos que subir a un nivel más alto que se llama espiritualidad, superior a mí; entonces, estando en ese nivel me puedo investigar a mí mismo, si existe ese nivel y parece que sí existe, porque estamos descubriendo por medio de la ciencia moderna que no solamente nosotros estamos conectados como humanidad como un cuerpo sobre la Tierra, sino que se nos dice que todas las leyes de la naturaleza están conectadas junto a una única ley que abarca toda la realidad.

Una ley, y nosotros dentro de ella; es decir, todo el universo, la Tierra, los cuatro niveles que existen, todos están bajo esa única sola ley, que rige a muchas otras leyes especificas que nosotros estudiamos en las ciencias como la biología, física, la química, la medicina. Pero la ciencia nosotros la habíamos dividimos de tal manera  u otra para así investigar, pero en realidad era una sola naturaleza. Entonces, nosotros cuando aprendemos y estudiamos la naturaleza por medio de todas esas ciencias, nos damos cuenta no que esto es biología, química, biología, sino que todas se conectan en uno y que no hay diferencia de las leyes , sino que nosotros así las estudiamos, pero al final nos damos cuenta que todo se conecta en una ley que actúa sobre nosotros y solamente hacia nosotros, y así sentimos influencia de todos los lados.

Como nosotros estamos divididos en cuatro niveles sentimos sobre nosotros alguna división en la influencia sobre nosotros, pero es solamente como nosotros lo sentimos, porque estamos cubiertos de muchas capas, pero la ley es única, entonces surge otra pregunta: ¿Cómo vamos a saber esa única ley que existe y que actúa en todo el mundo que parece que mueve y que afecta a todo, activándolo en forma especial a nosotros como en los procesos de la fruta que madura del inanimado  a la vegetativo, a animado y hablante? y ¿cómo nos trae a este estado que empezamos a preguntar todo sobre la vida, el cual es el nivel en el cual permanece la humanidad hoy en día? y como nosotros hablamos que la persona que llega de un estado a otro decimos que sube del estado uno al estado número dos sólo con la condición de descubrir que el número es un estado. Entonces ahora estamos descubriendo que en nuestro estado actual nos va mal y que no tenemos dónde más desarrollarnos y precisamente esta pregunta nos va a traer a un desarrollo más alto.

Por ello no debemos escaparnos de la pregunta, sino al contrario, debemos clarificarla, buscarla, y después buscar la respuesta correcta. Hasta hoy todo lo que enseña la humanidad en todos sus negocios y en todo es cómo escaparse de la pregunta ¿para qué se vive? Hoy en día hay supuestamente dos reacciones:

1)     Que la reprimimos por medio de las drogas, suicidio, desesperación general, crisis general, ¿hasta cuándo?

2)      O que tenemos un remedio, una respuesta                    

En realidad lo que yo quiero decir aquí hoy en día es que todos enfrentamos esta gran pregunta al unísono, ¿para que existimos? Porque allí si vamos a encontrar respuesta, nuestra existencia va a seguir, todo va a salir bien, sabiendo las leyes de la naturaleza y conduciéndonos por ellas, de esa manera saber usarlas correctamente, sino lo vamos a saber nosotros en forma individual y toda la humanidad va a tener que entrar a buscar otros métodos para olvidarse una y otra vez de la respuesta a esa pregunta y eso nos va a traer una y otra vez golpes más grandes.

Por eso es que nuestra posición ante esa pregunta es un estado muy especial y se puede ver que es un estado que nos trae a un desarrollo a nivel más superior por encima del inanimado, vegetativo, animado y hablante, llegando a un nivel superior, y si nosotros vamos a persistir en no querer abrir los ojos, no vamos a querer descubrir la respuesta, parte de nosotros va a llegar al nivel de animado, vegetativo o inanimado, es decir, o se va reprimir por toda clase de métodos, o nos vamos a suicidar, y al final, así de todas maneras vamos a sufrir hasta que esta ley general nos obligue a resolver la pregunta: ¿Cuál es el propósito de nuestra vida? Así es que con eso concluimos nuestra charla . Muchas gracias.

 

Partner Sites
kabbalah TV |  kabbalah films |  kabbalah books |  kabbalah site in hebrew |  kabbalah movies archive

 
Kabbalah.info website is maintained by
the
"Bnei Baruj" group of kabbalists

Copyright ©1996. Bnei Baruj. All rights reserved.